La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua, dijo este martes 27 de octubre que en estos en que nos preparamos para honrar a nuestros difuntos, para visitar los campos santos, es destacable cuántas iniciativas también de la gente humilde que trabaja alrededor de esos días.

Agregó que muchos nicaragüenses, “además de visitar a sus difuntos va y vende flores en las puertas de los cementerios. Hay lugares como León, donde están los pacos, así les llaman a los tamales rellenos, donde están los buñuelos de viento, los buñuelos de arroz, los buñuelos de masa, tradiciones de nuestros pueblos ancestrales, por lo tanto, tradiciones de nuestras culturas ancestrales que atesoramos, nos llenan de orgullo”.

Añadió la vicepresidenta que en estos días también las familias preparándose, “en aquellos tiempos se pasaban días preparando las coronas de flores de papel, se teñía el papel para irlas a depositar a los campos santos. Y las misas, que bonitas que eran las misas en los camposantos también. Ahí con nuestros seres queridos que ya descansan los cuerpos físicos, el alma, nosotros que sabemos que existe la vida eterna, que la muerte es un tránsito hacia otro plano de vida”.

Explicó que los creyentes visitamos para honrar su recuerdo, su memoria, y además sabiendo que ahí está lo que queda de ellos y de su cuerpo físico.

También pedirles allá, en aquel plano de vida que oren, que intercedan por nosotros. Y ¿cuál es la mejor oración para esta Patria bendita?, para este pueblo bendito, Paz, Seguridad, Trabajo, Concordia. Paz y concordia son la misma cosa, pero no son la misma cosa también. La concordia es la fuerza de un corazón armonioso, amoroso, respetuoso, un corazón que vibra en amor al prójimo.

Y nos preparamos entonces, recordamos cómo era. Hoy vivimos las costumbres como son y al mismo tiempo sabemos que nuestra identidad es gloria y victoria de las familias, de nuestros pueblos, de nuestra manera de ser”, apuntó.

Reflexionó la compañera Rosario que, en este mundo, en el que nos toca caminar mucho se ha perdido de nuestras maneras de ser, muchas han también cambiado hacia otras formas.

Algunos dicen evolucionado, bueno, no estoy tan segura que eso sea evolución, es sencillamente cambio, transformación, pero guardamos en la memoria, guardamos esos recuerdos queridos como tesoros de lo que somos y ahora, estamos siendo, fortaleza de victoria, esperanza victoriosa la de estos tiempos, nuevos tiempos, nuevas páginas de la historia y queremos escribirlas con el corazón bueno, con esperanza buena, victoriosa, uniendo todos nuestros sueños, para que la Patria avance, para que en la Patria prosperemos todos”.

Hizo un llamado, en nombre de las familias nicaragüenses, “nuestro llamado siempre a abrir corazones para que el encuentro de todos, sea por el bien de todos. Con odio nunca más, con odio jamás, con amor y esperanza vamos adelante, los padres e hijos de la desgracia, a lo mejor reciben la suprema gracia de aprender a ver y a verse en el espejo de los demás”.

La vida buena, sencilla, de familia, de hogar, de comunidad, las aspiraciones y los derechos legítimos de todos, eso es lo que debe movilizarnos a todos, eso es sensibilidad y solidaridad cristiana”.

Le pedimos a Dios, que nos bendiga cada día con más sensibilidad, más solidaridad, más amor cristiano, y más prácticas de ese cristianismo que es una pasión y nos convoca la fe y los valores cristianos todos los días a vivir sirviendo y a vivir con amor y con respeto”, declaró.