La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua destacó este 27 de octubre que los nicaragüenses vivimos con amor, amor cristiano y solidario, en familia y comunidad, en prácticas cristianas y solidarias.

Porque el amor se siente, se vive, se menciona, se pronuncia y se practica. Todos los días vivir con amor, qué privilegio, qué orgullo, qué honor, todos los días llenar el corazón de cariño, todos los días crecer en entendimiento, crecer en prácticas de reconciliación, porque también la reconciliación no es solo una filosofía, es una filosofía y es un práctica cotidiana y debemos procurarla, como se persiguen los sueños, perseguir la reconciliación, como sueño, como aspiración y como derecho, porque tenemos derecho a la paz, a la tranquilidad, al respeto digno, como pueblo digno, con una historia formidable, magnífica, tenemos derecho al respeto, tenemos derecho a la reconciliación como parte también de la práctica del respeto”, subrayó la compañera vicepresidenta.

Señaló que probablemente entre algunos no se conoce la reconciliación como práctica, probablemente la arrogancia llena corazones y los vuelve ciegos: Practicar, profesar la fe y el cristianismo que implica amar al prójimo.

Ya lo decía el Santo Padre el domingo, amar a Dios es amar al prójimo, que es difícil, reconciliarnos, encontrarnos, abandonar las vanidades, las exclusividades, las exclusiones, el creernos superiores más que los demás y con derecho a más”, agregó.

Ya lo decía la canción en aquellos tiempos, el que tiene más galillo, cree que debe tomar, que debe tragar más pinol, ese es el pecado mortal de nosotros los seres humanos, todos los seres humanos tenemos tendencia al pecado, no somos perfectos, pero uno de los pecados capitales es la arrogancia, la vanidad, el creernos superiores, ungidos, bendecidos por los amos imperiales”, enfatizó.

Continuó: “Imagínense que deshonra creer que somos los ungidos, los bendecidos, por los amos imperiales, nos encienden las candelitas para que nos creamos dignos de estar en altares, cuánto valemos: Cinco bollos, cuántos somos: cinco bollos. Cuánto chingaste, cuánta migaja, cuanta miseria humana”.

La compañera Rosario Murillo hizo un llamado a que opongamos el amor al odio, la grandeza de espíritu a la precariedad abominable.

Opongamos el respeto a las absurdas creencias de cuánto tenés, cuánto vales, y ya ni si quiera es cuánto tenés, sino como te llamás, y si tenés esos apellidos rimbombantes que a nosotros nos saben y nos huelen a traición, porque en las páginas de la historia están escritos con sangre, para nosotros sangre santa de nuestro pueblo. Los apellidos de los traidores y cobardes, de quienes vendieron y quieren seguir vendiendo la Patria, esos apellidos innobles, algunos creerán que son de escudos de blasones, nosotros sabemos que son de vendepatrias, que son innobles y cuantos son, los cinco bollos, las migajas, las miserias humanas”.

Reflexionó la compañera Rosario lo difícil que es entender que polvo seremos.

En estos días que nos preparamos para honrar a nuestros difuntos, en polvo nos convertiremos. Hay que tenerlo presente todo el tiempo, hay que saber como lección profunda de vida, que de nada sirve tener, acumular, de nada sirve todos volveremos al polvo, todos seremos polvo. Por eso siempre decimos y decimos a los cinco bollos, a los arrogantes, a las migajas, siempre les decimos, a los padres y los hijos del horror, acordémonos, sepamos, vivamos todos los días la realidad transcendente de dónde venimos y hacia dónde vamos”.

Polvo somos y en polvo nos convertiremos, por eso hay que trabajar engrandeciendo virtudes, ideales, valores, sentirnos grandes de espíritu, de valentía, de fuerza, de valentía y de nobleza, no de nobles blasones, de lata, no de miseria humana, de valentía y nobleza suprema”, reiteró.

Hizo la comparación: “Que más demostración de amor a la Patria, de orgullo Patrio de servicio cristiano a la Patria, a la familia, a la liberación de nuestro país, que haber dado la vida, haber entregado la vida sin pedir nada a cambio. Todo eso está en nuestra historia, en nuestra memoria, todo eso nos llena de gloria, no de vanidad, no es gloria vana, orgullo que nos ilumina el corazón todos los días para mantener en alto esa disposición de ser grandes espiritualmente. ¿Qué quiere decir? Estar siempre dispuesto a dar los mejor de nosotros mismos, en amor al prójimo y en amor a la Patria, con dignidad”.

Actividades de nuestras embajadas

La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua destacó una cantidad de actividades realizadas este 27 de octubre entre las que mencionó la reunión con las embajadas, misiones de Nicaragua ante organismos, pueblos y gobiernos.

Tuvimos casi 300 ONG que trabajan en Nicaragua, misiones, embajadas nuestras, misiones, embajadas nuestras, asociaciones de solidaridad, conectadas a la presentación que se hiciera desde la cancillería de uno: del Presupuesto General de la República, presupuesto que a nosotros nos llena de orgullo, porque agredidos, destruidos, o quisieron destruirnos, pero este pueblo, todos nosotros juntos somos de alma vida y corazón”, recalcó.

Por eso sabemos que ponemos todos nuestro amor, todo nuestro empeño, en elaborar los mejores presupuestos posibles en las condiciones que estamos, con la valentía que tenemos para trabajar, vivir, exigiéndonos todos paz, cariño, entendimiento, seguridad, estabilidad, y contribuyendo todos a la seguridad y la estabilidad, un presupuesto con énfasis en derechos, derechos de todas las familias, derechos de los trabajadores, derecho al estudio, derecho al trabajo, derecho a la vida buena, a la vivienda social, a los caminos, a las calles, derechos. ¿Y que son los derechos? Amor en grande ¿Qué son los derechos? La vida buena que merecemos”.

Luego en la misma reunió también se abordó los temas de seguridad alimentaria en nuestra Nicaragua y las coordinaciones que se dieron con toda nuestra América caribeña en la 36 Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, que tuvo lugar y esos nos llena de mucho orgullo, reconocimiento a nuestro pueblo en esta Nicaragua bendita y libre entre el 19 y el 21 de octubre.

También destacó la participación de Nicaragua en el diálogo de cancilleres y altas autoridades de Nuestra América Caribeña, sobre la recuperación económica desde la Comisión para América y el Caribe, Cepal para la Economía.

En esa reunión participó el doctor Paul Oquist, el embajador Jaime Hermida y el compañero Valdrack Jaentschke, Ministro Asesor de la Presidencia para Relaciones Internacionales y el Gran Caribe.

El doctor Oquist señaló en esa reunión que la recuperación después de la covid requiera avivar esperanza y confianza en el futuro, reduciendo la extrema desigualdad.

Y en eso trabajamos en nuestra Nicaragua, paso a paso, con coraje, pero también con determinación, con valentía y convicción, luchamos contra la pobreza, luchamos y hemos avanzado contra la pobreza, hemos logrado avances importantes. Por supuesto que, en el 2018, con el odio que desataron los cinco bollos en nuestra Nicaragua, con las pérdidas que produjeron, con el asalto a la esperanza que se dio en el 2018, nos atrasamos, pero ahí vamos, porque somos potentes, porque tenemos dignidad y somos valientes y somos cristianos, tenemos fe”, dijo la compañera Rosario.

Y el doctor Oquist también señaló en la misma reunión que en Nicaragua, gracias a Dios, logramos mantener la economía abierta mientras se trabajaba contra la pandemia, “que no nos encerramos, dadas las características de nuestra cultura, de nuestra economía, pero si trabajamos duro, seguimos trabajando duro para promover salud y vida. Y seguimos construyendo hospitales, centros de salud, casas maternas, puestos de salud”.

Seguimos, y es que no nos cansamos de destacar el contraste entre los que destruyen, los criminales, los terroristas, los secuestradores del país, los destructores, los que destruyen. ¿Qué oferta pueden hacerle al país después de que los destruyeron? El contraste entre quienes destruyen con el corazón vomitando odio, y quienes paso a paso, con humildad, pero con certeza construimos escuelas, hospitales, centros de salud, centros tecnológicos, centros técnicos, carreteras, puentes, caminos, calles, viviendas, construir es servir al pueblo, construir es avanzar, construir es llenar nuestra sagrada geografía de esperanza. No destruimos, construimos, y el pueblo nicaragüense jamás olvidará a los destructores, a los criminales, a los terroristas, a los secuestradores, pero si sabe cómo se construye y como construimos todos juntos con la bendición de Dios”.

También informó sobre la reunión que hubo en el Reino de España, en la Secretaria de Estado de Cooperación, reunión con doña Ángeles Moreno Bau con las embajadas de Centroamérica, del SICA. Nuestra Nicaragua tiene la presidencia hasta el próximo mes de noviembre.

Ayer estuvimos hablando de estos tiempos difíciles que nos exige a los pueblos, a los países, a los gobiernos, respeto y cooperación”, comentó la compañera Rosario Murillo.