La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua destacó que este 8 de octubre se conmemora 53 años del tránsito a la inmortalidad de Ernesto Che Guevara, quien cayó en combate en Bolivia, en la Patria Grande.

“Conmemoramos la vigencia de su pensamiento que en todas partes del mundo se muestra, porque en todas partes del mundo conocemos esa icónica foto del Che, que se alza en camisetas, pancartas como muestra de un pensamiento vivo, un pensamiento que transciende, y un pensamiento que refleja la demanda de justicia de los pueblos del mundo”, dijo.

Ernesto Che Guevara, 53 años de haber hecho ese tránsito a la inmortalidad, dando la vida por los pueblos, por las luchas de los pueblos, con esperanza cierta” comentó la compañera Rosario.

La compañera vicepresidenta señaló que “estamos conmemorando al Che con ese espíritu formidable de los pueblos de nuestra América y el Caribe, sabedores que la lucha es más alto de los cantos, sabedores de que estamos en el deber de cantar, que quiere decir cantar, defender nuestra soberanía, nuestra dignidad y defenderlo desde las ideas, desde las prácticas solidarias de paz y bien, desde la activación de todos los programas de salud en estos momentos de pandemia que vive el mundo, defender nuestra dignidad, nuestra soberanía con el alma en alto, con el corazón lleno de cariño y reconocimiento, de respeto porque queremos justicia en este mundo, justicia para los pueblos que demandan vivir con dignidad, y vivir bien, y vivir trabajando seguros, y vivir cada uno en nuestras tierras sagradas, que son nuestras”.

Estos países donde vivimos, donde trabajamos, donde con fe y esperanza y con valores cristianos y solidarios construimos los nuevos tiempos. En estos países defendemos el derecho que tenemos a vivir como Dios manda, de acuerdo a nuestras culturas, a nuestras identidades, a nuestras maneras de ser, a las decisiones que tomamos soberanamente, nuestros pueblos, nuestras instituciones, respeto es lo que demandamos y proclamamos en estas tierras benditas de nuestra América, y respeto a nuestra dignidad. Y respeto a nuestra soberanía, porque somos pueblos que conquistamos la independencia, estamos entrando al año Bicentenario de Centroamérica, respeto a nuestra dignidad, nuestra soberanía, a nuestra independencia, y a ese profundo sentido de identidad cultural e idiosincrasia”.

Y en esta Nicaragua de tanto heroísmo, de tanto amor, respeto a la dignidad de todos, esa, esa es la máxima con la que podemos vivir todos juntos en este planeta como familia humana, todos hermanos, como dice el Santo Padre”, enfatizó.

Compañeros, compañeras vamos adelante. Y vamos adelante con la fuerza espiritual intensa e inmensa que tenemos, la fuerza de nuestros legados. Rubén Darío, Augusto Sandino, Benjamín Zeledón, Andrés Castro, las fuerzas de esos legados que son históricos y son para construir futuro, las fuerzas de nuestras almas como pueblo que caminamos con fe, con valores, con ideales, pueblos de Dios”, finalizó.