La Señora Miroslava Rosas Vargas recibió visita de cortesía del Compañero Francisco Javier Bautista Lara, Embajador de Nicaragua ante la Santa Sede.

Durante el cordial encuentro, los Embajadores conversaron, entre otras cosas, sobre el vínculo de Rubén Darío con Panamá, en donde cautivó con sus publicaciones y sostuvo relación con escritores y políticos de la época como Ricardo Miro, Darío Herrera y Guillermo Andreve.  El abuelo paterno de Rubén (Félix Rubén García Sarmiento), Domingo García, nació en Veragua, de donde viene el apellido de Manuel García, padre del fundador del Modernismo. Darío se refirió a Panamá como “la benjamina de Hispanoamérica” por su proclamación como República (1903).

Los Diplomáticos centroamericanos comentaron el mensaje del Papa Francisco durante la Jornada Mundial de la Juventud de la Iglesia Católica, exitoso encuentro realizado en Panamá, en Enero de 2019, como un testimonio de Fé, Fiesta de Alegría y Esperanza.

Recordaron el próximo Bicentenario de la Independencia de Centroamérica (1821-2021), coincidente con la Independencia de Panamá de España, antes de la adhesión a la Gran Colombia, y para cuya conmemoración promoverán diversos encuentros que fortalezcan la histórica relación entre nuestros pueblos.

Rosas Vargas es decana de las 17 mujeres embajadoras, entre las 180 delegaciones acreditadas ante la Santa Sede, que promueven espacios de reflexión y coordinación. El Grupo Latinoamericano (GRULAC) lo integran los representantes de América Latina.

En la afectuosa conversación no obviaron mencionar que, el Presidente de Panamá, Doctor Laurentino Cortizo, guarda particular afecto por Nicaragua porque realizó sus estudios de Secundaria en el Colegio La Salle de la ciudad de Diriamba.