La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua, destacó este 2 de octubre que los nicaragüenses somos el pueblo orgulloso de Benjamín Zeledón, el pueblo de Sandino, el pueblo de Rubén Darío, “somos el pueblo que celebra en todo momento esa grandeza de alma, ese patrimonio espiritual que nos han dejado los mejores hijos de Nicaragua, nuestros héroes y mártires que están por todo el país, nuestros héroes nacionales, con ese espíritu formidable, valiente, victorioso es que vamos adelante”.

Sabemos que tenemos responsabilidades y deberes alrededor del cariño que gracias a Dios crece y florece en esta Nicaragua de buenos hijos, de hijos que la aman, esta Nicaragua que siempre piensa, siente, además avanza procurando reconciliación, encuentro, seguridad trabajo y paz”, agregó.

La compañera Rosario ratificó que los mejores hijos de Nicaragua, amamos nuestra tierra sagrada.

“Cuántos hermanos y hermanas que han dado la vida por esta tierra sagrada para que vivamos con dignidad, con la fortaleza que nos da sabernos, no solo libres, sino dignos y capaces de defender con nuestro trabajo heroico, porque es trabajo heroico nuestro decoro, nuestro honor, nuestra soberanía Nacional”.

La compañera vicepresidenta destacó el hecho que hoy muchachos, muchachas e instituciones, rindiendo homenaje al General Benjamín Zeledón, uno de los grandes, uno de nuestros héroes, y sobre todo un sol que nos ilumina y que nunca declina.

Somos Patriotas nicaragüenses y de Benjamín Zeledón, como de Sandino, como de tantos compañeros y compañeras, el General José Dolores Estrada, Andrés Castro, tantos hermanos nicaragüenses nos han dejado, ese legado infinito que caminamos todos los días”, afirmó.

Yo y los patriotas que me siguen de corazón, -dijo Benjamín Zeledón- no entendemos de rendiciones, puesto que defendemos la dignidad y la soberanía de Nicaragua, queremos verdadero bienestar para todos los humildes, para los que llaman del montón, para los anónimos a quienes la oligarquía llama despectivamente carne de cañón”.

Cuanto sabemos de oligarquía que nos ve a todos como carne de cañón, como siervos, como esclavos, como materia prima, con ese material de descarte que usan para enriquecerse”, subrayó la compañera Rosario.

Dijo Benjamín Zeledón: El pobre, humillado explotado y escarnecido por una insolente oligarquía - y así lo repetimos nosotros- tendrá alimentos para sus bocas hambrientas y lienzos para cubrir ateridos cuerpos”.

“El agricultor labrará la tierra prolífica, bien sabido de que lo que le produzca es suyo, y los que saquearon el tesoro nacional tendrán que devolver lo que ilegítimamente se apropiaron, pues ese dinero pertenece al tesoro del pueblo, al pueblo, cuyas necesidades debemos aliviar”.

Las palabras de Benjamín Zeledón, su cruel asesinato. ¿Quién ordenó el asesinato de Benjamín Zeledón? Los mismos de siempre y aliados con los mismos vende patria y traidores de siempre, esos que se creen superiores, esos que nos ven a cada uno de nosotros, ya decíamos, como material de descarte, usarnos y descartarnos, esos que ni pudieron, ni podrán”.

No entendemos de rendiciones, dijo Zeledón y decimos nosotros, puesto que defendemos la dignidad y la soberanía de nuestra Nicaragua y queremos bienestar para todos los humildes, para los llamados del montón, para los que les llaman del montón, para los anónimos a quienes la oligarquía vende patria llama despectivamente carne de cañón”.

“Sepamos todos”, recalcó la compañera Rosario, de ahí venimos, “de esas almas intensas, apasionadas, entusiasmadas de amor patrio venimos, y por eso, podemos decir todos los días, cada día, con absoluta confianza en Dios, que es nuestro futuro, que ni pudieron a lo largo de nuestra historia con esa alma valiente y noble, de los y las nicaragüenses. Ni pudieron a lo largo de nuestra historia. Hoy nuestra historia reciente, cuanto nos hicieron sufrir, ni podrán, y esa es promesa que todos hemos hecho en el nombre de Dios, la paz es el camino, la paz, la unidad y el bienestar de las familias nicaragüenses y sobre todo de esos hermanos y hermanas que todavía viven en pobreza, ese es el camino, no hay otro, no hay caminos que incorpore otros o nuevos crímenes, ni torturas, ni secuestros, traiciones, ya las hemos visto y las conocemos”.

En toda etapa de la historia, en todas partes del mundo hay traidores, pero la vergüenza es su peor castigo, el deshonor es su peor castigo y la condena de la historia en su peor castigo. ¡Que viva Benjamín Zeledón! Héroe Nacional”, subrayó la vicepresidenta.

Legado del Comandane de la Revolución Carlos Núñez permanece vivo en Nicaragua

También la compañera Rosario recordó que este 2 de octubre también se conmemoraron los 30 años del tránsito a otro plano de vida del comandante de la Revolución Carlos Núñez Téllez, quien fuera presidente de la Asamblea Nacional, Padre de la Constitución Política de Nicaragua.

Todos nuestros hermanos de la bancada sandinista estuvieron ahí, rindieron homenaje, recordamos su rica trayectoria de entrega a la lucha revolucionaria, a la lucha por la libertad, la dignidad y la felicidad del pueblo, Carlos Núñez Tellez, que trabajó al frente del Consejo de Estado de la Asamblea Constituyente y ya en la Asamblea Nacional también fue su presidente, es Padre de esa carta fundacional de nuestra Patria Libre, nuestra Patria Grande, nuestra Patria que queremos unida, nuestra Patria Puro corazón que vive con ese legado histórico que nos corresponde seguir defendiendo”, recordó.

Tenemos una Nicaragua bendita, de familia, de comunidad, bendita y siempre libre, tenemos un modelo y una cultura de reconciliación y paz, y esa cultura de familia y comunidad, esos valores, ese cristianismo que tiene rango constitucional en Nicaragua, fe y prácticas cristianas solidarias, ese es el legado que tenemos, que defendemos, que recorremos todos los días como pueblo grande, como pueblo victorioso", aseguró.