La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, reflexionó que los nicaragüenses convertimos la oscurana en claridad todos los días, sabiendo que nos corresponde seguir construyendo la Nicaragua que todos queremos con valentía para enfrentar las circunstancias difíciles.

Convertimos la oscurana en claridad todos los días. Nuestra misión de vida desde esos principios y valores cristianos propios de nuestra cultura nicaragüense por gracia de Dios es avanzar, trabajar, ver ese sol que nos ilumina y que nunca declina que es Dios nuestro Señor, verlo e interiorizarlo, realizar toda nuestra actividad con esa luz, la luz del cariño, la luz del espíritu de familia, la luz del amor al prójimo, la luz del bien común. Avanzar como pueblo de Dios convirtiendo la oscurana en claridad. Somos un gran pueblo y todos los días alcanzamos victorias, pequeñas victorias que se convierten en grandes victorias”, expuso.

Estamos juntos y sabemos que juntos es que nos corresponde construir y seguir construyendo la Nicaragua que todos queremos y que todos soñamos, nuestra Nicaragua libre, fraternal, digna, justa, nuestra Nicaragua que quiere, que se enrumba por sendas de prosperidad con la valentía indispensable para enfrentar exitosamente todas las circunstancias difíciles”, agregó.

Dijo que “el mundo es complejo, el mundo está viviendo circunstancias complejas y difíciles y somos parte de esta humanidad y de este mundo que exige, que quiere cambios, que trabaja de sol a sol, de sol a sombra y a sol para generar esos cambios, porque como decía el gran maestro el Mahatma Gandhi, uno tiene que empezar por ser el cambio uno mismo, ese cambio que quiere ver en el mundo”.

La compañera Rosario Murillo valoró que “por eso nuestra Nicaragua es ejemplar. Aquí no se rinde nadie, hemos dicho siempre. Y qué quiere decir aquí con buen corazón, con amor y esperanza, con confianza en Dios y con sentido de familia, familia-hogar, comunidad, gran familia nicaragüense y gran familia humana, nosotros seguimos trabajando”.

Sabemos que es indispensable trabajar para prosperar en medio de todas las dificultades que plantea este mundo, este mundo que es hostil y que ha sido con los sistemas que conocemos muy injusto, sobre todo con los pueblos de los países empobrecidos por esos mismos sistemas”, dijo.

Pero bueno, nosotros sabemos que es trabajando y trabajando juntos que podemos avanzar. Ya el comandante Daniel nuestro presidente decía el otro día cómo admiramos, cómo nos admiramos ese espíritu incansable, infatigable, laborioso que tenemos los nicaragüenses y la mayoría en emprendimientos, en lo que llaman ‘trabajos por sí solos’, dicen muchas personas, por cuenta propia. Ese trabajo familiar, esos emprendimientos de mujeres valiosas valientes, de familias, de varones valiosos, valientes, que emprendemos y aprendemos y avanzamos, caminamos y vamos llevando el pan de cada día a la mesa de las familias con honor y con valor. Eso, somos un pueblo de valores y un pueblo valiente, con valor, un pueblo que se faja trabajando y eso es ejemplar en este mundo. Cómo con la cabeza, la frente en alto somos capaces de asumir todos los retos y trabajar y cuidarnos en estos tiempos pandémicos, estas calamidades, estos desastres que vive la humanidad, cuidarnos, trabajar cuidándonos, trabajar queriéndonos, trabajar protegiéndonos”, indico.

También señaló que “sabemos que en estos días de patria, cada fin de semana celebramos esas victorias que nos da el creador cuando fortalece nuestras capacidades, nuestros talentos cada día, cada hora, cada minuto, para que seamos como somos ese pueblo libre y valiente, digno y fuerte que avanza siempre más allá”.