El Embajador de Hungría en Nicaragua Iván Pál Medveczky recibió de forma virtual la orden José de Marcoleta de parte del Gobierno de Nicaragua.

El ministro de exteriores nicaragüense, Denis Moncada Colindres, expresó que se trata de un reconocimiento a la meritoria y exitosa labor diplomática, tras culminar su misión al frente de esa embajada.

Recordó que las relaciones con esa nación datan desde 1979, y desde entonces se ha seguido consolidando los lazos de amistad, suscribiendo diferentes convenios desde ese entonces.

Entre los logros obtenidos durante la misión dirigida por el diplomático saliente, destacó la apertura del consulado honorario de Hungría en Nicaragua, logros en materia comercial que llegaron a duplicar las exportaciones de Nicaragua a Hungría entre 2018 y 2019, principalmente en el rubro de maní.

Además señaló otros aspectos como el deportivo, resaltando la participación de jóvenes nicaragüenses en la Olimpiada Mundial de Robótica de Hungría en 2019.

Asimismo valoró el fortalecimiento de los lazos históricos con las gestiones realizadas por el embajador como miembros plenos de la Unión Interparlamentaria.

Hacemos entrega de este reconocimiento al excelentísimo embajador Iván Pál Medveczky en nombre del pueblo de Nicaragua y del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional que preside el comandante Daniel Ortega Saavedra y la compañera Rosario Murillo con la orden José de Marcoleta en grado de Gran Cruz, que se otorga a distinguidas personalidades que se han destacado en el impulso y fortalecimiento de las relaciones de amistad y cooperación con Nicaragua”, señaló.

Entretanto el embajador Iván Pál Medveczky, afirmó que se trata de un gran honor por las labores ejercidas comúnmente con los colegas del gobierno de Nicaragua.

Recordó que antes de ser embajador trabajó como director general para América Latina en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Comercio de Hungría, época en el que conoció que tenían una gran deuda con Nicaragua.

Teníamos la deuda porque yo pensaba desde el primer momento que no puede ser de que en este maravilloso país no tengamos representación pues, suerte, es mi personal suerte que me tocó este honor de acreditar embajador y establecer un consulado honorario en Managua, apuntó.

En tal sentido, solicitó el apoyo para el consulado y el nuevo embajador de Hungría en Nicaragua, para seguir fortaleciendo los lazos de cooperación y amistad, al tiempo que externó el agradecimiento por la orden impuesta.

Agradezco enormemente por esta condecoración, por esta distinción que voy a llevar con mucho cariño y con mucho honor, muchas gracias Canciller, gracias para el Presidente”, externó.