Jóvenes del Movimiento Ambientalista Guardabarranco iniciaron este jueves un proceso de entrenamiento para conocer la forma como se clasifican los desechos sólidos y orgánicos de la basura.

Ese aprendizaje lo llevaron a cabo en la planta de tratamiento de desechos sólidos que opera en Acahualinca del distrito II de Managua, con la finalidad de multiplicar esos conocimientos en la población.

Jason Quezada, coordinador nacional del movimiento ambientalista dijo que los brigadistas aprendieron a clasificar el plástico, el aluminio y otros desechos guardando todas las medidas de seguridad y sanidad.

PLANTA2

El objetivo principal (de esos conocimientos) es que desde nuestros hogares se aprenda a clasificar los desechos sólidos y los que son peligrosos para la salud, indicó el dirigente.

Dijo que también aprendieron a clasificar desechos que se pueden transformar para otras funciones como la cáscara de banano y otras frutas “que luego podemos utilizar como abono”.

Mauricio Díaz, Gerente General de la Empresa Municipal de Tratamiento Integral de Desechos Sólidos de la Alcaldía de Managua dijo que enseñarles a los jóvenes del movimiento ambientalista a seleccionar los desechos de la basura es algo de mucha importancia.

Este es uno de los puntos de partida para que tengamos un ecosistema limpio, para que tengamos un medio ambiente sustentable es la educación y concientización de las personas sobre el ambiente”, añadió.

PLANTA2

Precisó el funcionario que “todas las personas tenemos una percepción errónea sobre los desechos, creemos que cuando los lanzamos al basurero desaparecen instantáneamente de nuestras vidas, pero eso no es así”.

Los desechos tienen que ir a un lugar donde son recolectados, todo esto tiene un costo y producen afectaciones si no se tratan de manera adecuada”, afirmó el funcionario.

La Alcaldía de Managua desde inicios del 2007 “hemos tenido una gestión que gira alrededor del cuidado del medio ambiente y uno de esos temas es el tratamiento de los desechos sólidos”, dijo.

Indicó que la comuna se ha dispuesto a resolver la gran problemática y como punto de partida fue la transformación a que se sometió el vertedero de la Chureca, “se le dio solución a eso construyendo una planta de clasificación y un relleno sanitario para evitar la contaminación.”

Al mismo tiempo se incluyó un componente social como fue darle trabajo a las personas que antes vivían en La Chureca.

En la planta de clasificación se hace una diferenciación con los residuos que son reciclables y lo que no son reciclables y aparte se separan los desechos orgánicos.

Los desechos orgánicos se utilizan para elaborar abonos orgánicos que puede ser utilizado para la fertilización y regeneración de los suelos y “así evitamos que se vayan estos desechos al relleno sanitario y también reducimos la cantidad de desechos que le damos el destino final”.