El Maestro Artesano japonés, Señor Hirohisa Imai, recibió hoy en su taller a nuestro Embajador de Nicaragua en Japón, El Compañero Rodrigo Coronel. Ambos han desarrollado una cálida amistad la cual según expresa el Señor Imai, ha hecho querer a nuestro País tanto como a el suyo propio.

Su compañía, Iamai Daruma Naya, la cual heredo de su padre, fabrica el famoso muñeco japonés llamado Daruma por más de 90 años. Sin embargo, este día han invitado a nuestro Embajador para entregar personalmente algo muy especial, una bella escultura del Espíritu Protector de la leyenda japonesa llamado Amabie.

Según la leyenda japonesa este espíritu apareció en la provincia de Higo (prefectura de Kumamoto), a mediados del cuarto mes, en el año Kōka-3 (mediados de mayo de 1846) en el período Edo. Un objeto brillante había sido visto en el mar, casi todas las noches.

artesano-japones-elabora-obsequio-nicaragua

Integrantes del equipo de trabajo de Imai Daruma Naya fabricando Darumas.

El funcionario de la ciudad fue a la costa a investigar y fue testigo de la Amabie. Según el bosquejo realizado por este funcionario, tenía el pelo largo, una boca como el pico de un pájaro y estaba cubierto de escamas desde el cuello hacia abajo. Al dirigirse al funcionario, se identificó como una Amabie y le dijo que vivía en mar abierto.

Continuó con una profecía: "La buena cosecha continuará durante seis años a partir del año en curso; si la enfermedad se propaga, dibuje una imagen mía y muéstrela a los que caigan enfermos y se curarán. Luego, regresó al mar. La historia se imprimió en el kawaraban [ja] (boletines impresos en madera), donde se imprimió su retrato, y así es como se difundió la historia en Japón y el Amabie paso a ser un símbolo de un Espíritu Protector de los enfermos y la prosperidad.

El Señor Imai y su equipo comentaron que en estos tiempos de dificultad por la Pandemia del COVID-19 desean que todos los nicaragüenses estemos protegidos de las enfermedades y que exista un ambiente de paz y prosperidad en el país. Por lo cual decidieron fabricar un Amabie especial para Nicaragua, el cual incluye un cabello hecho de gruyas de papel que expresan el deseo de paz y los cinco colores del Zen Budista representando los elementos naturales. Dando así vida a una escultura que lleva los deseos de paz, prosperidad y protección que desean para todo el pueblo nicaragüense.

El Embajador Coronel, en nombre del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y de todos los nicaragüenses, expresó su gratitud por tan bello gesto. En los tiempos más difíciles es cuando más se aprecian las amistades y saber que tenemos tan bellos amigos, nos llena de una infinita alegría.

artesano-japones-elabora-obsequio-nicaragua

Embajador de Nicaragua, Compañero Rodrigo Coronel y el Señor Hirohisa Imai, junto a el Amabie