Más de 270 elefantes murieron este jueves en el delta de río Okavango en Botsuana por causas desconocidas, según un reporte del Ministerio de Medio Ambiente, Recursos Naturales, Conservación y Turismo de la nación, informó la agencia de noticias Telesur.

"Los cadáveres han sido hallados en caminos y han muerto en decúbito esternal, lo que sugiere una muerte rápida y repentina", informó la organización Elephants Without Borders.

La cartera de Medio Ambiente en Botsuana manifestó que "las investigaciones en torno a las muertes no explicadas de elefantes siguen en marcha" y que se han enviado muestras a Canadá, Sudáfrica y Zimbabue para esclarecer lo sucedido.

Aunque las autoridades sospechan que los paquidermos murieron por la enfermedad bacteriana conocida como ántrax, "los resultados de laboratorio no han confirmado nada", según el miembro del Departamento de Fauna Salvaje y Parques Naturales, Dimakatso Ntsebe.