La República Democrática del Congo se está esforzando para controlar un nuevo brote de ébola,  informó la agencia de noticias RT.

El 1 de julio, la OMS reportó 31 infecciones confirmadas y tres probables casos de la fiebre hemorrágica en la provincia de Équateur, en la que ya se han producido 14 muertes.

Esta situación se produce días después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara el fin del segundo brote más mortal de este virus en el mundo.

Este último brote estalló a principios de junio y a más de 1.200 kilómetros hacia el oeste del décimo brote, que había matado a más de 2.200 personas desde 2018.

La secuenciación genética del virus ha mostrado que el último brote, el undécimo, no está vinculado con el anterior.

El 25 de junio el país africano entró en un plazo de 90 días de vigilancia aumentada de la situación con el nuevo brote para mantener operaciones de respuesta rápida y detección de nuevos casos, según un informe de la OMS.