La compañera Rosario Murillo recordó este primero de julio los 41 años de la liberación de Matagalpa, departamento de Nicaragua donde se realizan una serie de actividades programadas por los hermanos y hermanas de los consejos de liderazgo y las alcaldías del departamento.

Dijo que son 41 años de victorias, de luchas y caminando con la fuerza que nos da Dios, fuerza de espíritu, convicción cristiana, solidaria, caminando hacia nuevas victorias, caminando con Cristo Jesús, príncipe de la paz y del amor en nuestro corazón. Caminando y procurando salud, vida, trabajo y paz, seguridad en nuestra Nicaragua de fe, de familia, de comunidad. “41 años en Matagalpa, 41 años en Sébaco, 41 años este mes de julio”, subrayó.

La compañera Rosario Murillo enfatizó que para los nicaragüenses es siempre julio, trabajando, creando los nuevos tiempos, forjando las victorias de hoy y de mañana, trabajando como revolucionarios, evolucionarios, como familias, familias nicaragüenses, procurando el bienestar de todos.

El bien de todos, desde un proyecto que se identifica precisamente por reconocer el derecho de todos a vivir tranquilos, trabajando seguros en concordia, nada debe interrumpir estos procesos que son de amor y paz, que son procesos que reconocen la dignidad y el derecho de todos a vivir mejor así venimos y así vamos con gran coraje porque se requiere valentía para vivir plenamente el amor cristiano”, explicó.

Vamos adelante, estamos adelante, siempre más allá y siempre llenos de la fuerza que nos da Dios para luchar, para trabajar, para vencer, ¿qué quiere decir vencer? Ir adelante, estamos yendo adelante, vencer no es aplastar a nadie, vencer es crear las condiciones necesarias para la vida buena, armoniosa, fraternal, solidaria, en nuestra patria y en todas partes”, apuntó.

Nuestro comandante Daniel saluda a todas las familias nicaragüenses. Estamos adelante en amor a Nicaragua, estamos adelante siempre más allá, estamos juntos trabajando, luchando en tantos frentes, luchando para erradicar la pobreza, seguimos trabajando para erradicar la pobreza, que es una de las pestes que más asola, que nos azota, la peste por excelencia tal vez, de esa se derivan tantas otras, luchar por erradicar la pobreza es la promesa para que podamos avanzar contra la enfermedad, contra todas las amenazas y las realidades que han puesto el cambio climático, ese cambio climático que no lo generó la Madre Tierra, lo generamos nosotros los seres humanos. Luchar, luchar, luchar. Vencer, vencer, vencer, ese es nuestro ideal, creando el mundo mejor, dialogante, armonioso, pacífico, el mudo de bien común que todos queremos y necesitamos”, finalizó.