En el plenario de la Asamblea Nacional los diputados brindaron un minuto de silencio en homenaje al legado profundamente cristiano que hereda al pueblo nicaragüense el obispo emérito monseñor Bosco Vivas Robelo, que pasó a otro plano de vida este 23 de junio en horas de la madrugada.

La diputada Argentina Parajón en nombre de los legisladores, resaltó la figura de Vivas Robelo que durante toda su vida sacerdotal fue un hombre apegado a la palabra de Dios, lo cual siempre dio claros ejemplos.

"Durante su servicio consagrado a Dios se caracterizó por un alto compromiso Mariano que fue expresado permanentemente como guía pastoral", dijo Parajón.

Tras cumplir 75 años, el hombre de Dios remitió su renuncia al Vaticano, tal como lo dicta la norma eclesial, que aceptada por el papa Francisco el 29 de junio del 2019.

"La bancada del FSLN expresa sus condolencias, su solidaridad y eleva las oraciones por su descanso eterno ante el fallecimiento y esta sentida pérdida principalmente lo hacemos para la comunidad católica de Nicaragua y a la Diócesis de León y Chinandega que hasta este momento era recibido permanentemente como su obispo emérito", exclamó Parajón.

A pesar que Nicaragua a como el resto de los países del mundo enfrenta la pandemia de la Covid-19, muchas familias en León se acercaron a la catedral de esa ciudad para darle la despedida al obispo emérito, uno de los dirigentes católicos más querido por las familias nicaragüenses.