La Asamblea Nacional honró la memoria del Padre de la Revolución Popular Sandinista comandante Carlos Fonseca Amador, al celebrarse este 23 de junio el 84 aniversario de su natalicio.

Esta fecha Nicaragua celebra el Día del Padre en reconocimiento a la importante labor social, económica y familiar que ejerce la figura paterna en nuestro país y en homenaje al fundador del FSLN.

La segunda vicepresidenta de la Junta Directiva diputada Gladys Baez, amiga entrañable del comandante Carlos Fonseca, exhortó la figura y legado del héroe nacional a quien calificó como uno de los más grandes revolucionarios de América Latina y el Caribe.

"Un día como hoy nació uno de los principales referentes del sandinismo, el hermano revolucionario, el intelectual y político que luchó contra la dictadura de Somoza en todos los frentes de lucha, fundador del FSLN junto a Santos López, Silvio Mayorga, Faustino Ruíz, Tomás Borge Martínez, Noel Guerrero, Bayardo Altamirano, entre otros", dijo Baez.

Subrayó que Carlos supo recoger y sintetizar la historia heroica y de lucha del pueblo nicaragüense "y sobre ese pensamiento sintetizó y levantó de nuevo la bandeja rojinegra de Sandino con el FSLN".

Reconoció en Carlos a un estudiante ejemplar, un gran intelectual, un inmenso revolucionario y padre abnegado.

Recordó que el dirigente sandinista fue uno de los principales artífices de la resistencia urbana a la dictadura somocista y gran baluarte del movimiento guerrillero en Pancasán.

"Hoy en día no solo es un referente, es un guía insobornable en la construcción de un nuevo orden en nuestra patria. Carlos conoció la cárcel, la tortura, el destierro, los grandes sacrificios y murió en combate para nunca morir porque es de los muertos que nunca muere. Su ejemplo revolucionario, su ideal, maestro de generaciones , su legado es un camino a seguir para esta y las nuevas generaciones. Viva el Comandante Carlos Fonseca Amador, Viva el FSLN, viva la paz", finalizó Baez.

La junta directiva de la Asamblea Nacional en horas de la mañana depositaron una ofrenda floral en el mausoleo de los comandantes Carlos, Tomás y General Santos López.