En esta batalla contra la Covid-19 en Nicaragua son muchas las personas que desde diferentes espacios han estado en la primera línea para salvar vidas.

Una de estas personas es Erick Uriarte quien contó su experiencia al tener que salvar vidas al batallar contra la Covid-19 en su puesto de trabajo en el hospital occidental de Managua, Fernando Vélez Paiz.

Erick Uriarte es médico de este hospital de referencia nacional y desde que llegó el primer caso ha puesto su confianza en Dios y en todo el personal médico y de enfermeras que le rodea para que cada persona que entra salga a reunirse con su familia.

Ver salir a 12 o 15 pacientes de una vez de alta, es una sensación muy bonita”.

Junto a él también está al frente la enfermera Ana Luisa Solís, quien mencionó: “Todos nos sentimos felices, nos sentimos alegres y vemos cómo los familiares que están afuera aplauden”.

Cada vez que vamos a comenzar turno hacemos una oración por todos los pacientes que vamos a recibir, pedimos para que logren vencer la batalla contra el Covid-19, resaltó Ana.

Asimismo, la doctora Karen Bermúdez, reflexionó que: “Es una sensación de alegría indescriptible que siento como médico al ver a una persona que se recupera y vuelve con su familia. Con la fe en Dios y con el esfuerzo de todos podemos salir adelante”.

La gente llora, se emociona, se arrodilla, la gente aplaude y eso es algo que me llena”, contó Francisca Hernández, parte del personal que atiende a pacientes con Covid-19.

Finalmente contó su experiencia Patricia Cerda, quien agregó: “Saber que va de nuevo junto a su familia es una experiencia única. Definitivamente que la honra y la gloria es para el Señor”.