La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua informó la noche de este lunes la partida a otro plano de vida del cantautor nicaragüense don Otto de la Rocha, a los 86 años, tras librar 4 años duros de lucha contra su enfermedad.

“Otto que nos acompañó siempre, que nos seguirá acompañando porque creemos en la vida eterna, cuatro años durísimos fueron los últimos años de su vida, él parte a los 86 años a otro plano”, dijo la vicepresidenta de Nicaragua.

Señaló que don Otto libró batallas heroicas y fue muy valiente, con muchas ganas de vivir, siempre acudiendo a sus citas médicas y cumpliendo con sus terapias para seguir cantando, batallando y seguir luchando por la vida.

.

La compañera Rosario Murillo agregó que el destacado cantautor nicaragüense era muy amado por todos los nicaragüenses, “cómo nos acompaña Otto y su música, en todos los tiempos, un patrimonio Otto de la Rocha, un patrimonio de la familias nicaragüenses, un patrimonio del pueblo, de la cultura popular, un patrimonio de todos”, indicó.

Tanto que lo hemos querido, tanto que le debemos y tanto que va a trascender del maestro de la cultura y de la música popular Otto de la Rocha, expresó la compañera Rosario Murillo.

Fueron cuatro años de batalla con valentía acompañado de su familia, de su esposa y de sus hijas e hijos.

La compañera Rosario dijo que no se puede lamentar de una vida entera dedicada a la música popular y al pueblo a Nicaragua.

“Al contrario, tenemos que celebrar la vida de Otto de la Rocha porque creemos en la vida eterna, porque sabemos que Otto fue un don de Dios para nuestra Nicaragua. Vamos a celebrar su vida”, reiteró.


De la misma manera, la compañera vicepresidenta envió un abrazo fuerte a su esposa Gina Valdivia, conocida como “La Lupita” y a todos sus hijos e hijas, a quienes les expresó: “queremos mucho a Otto, los queremos mucho a cada uno de ustedes, un abrazo fuerte Lupita, hay que ser fuerte y hay que, como decimos siempre, ser potente porque somos creyentes”.

Tenés que sentir querida Lupita, queridos muchachos y muchachas de Otto, el amor del pueblo nicaragüense para todos ustedes, sentirlo en grande y dar gracias a Dios por ese hombre inmenso, ese artista inmenso, artista del pueblo que ha sido Otto entregado, entregado a cantar todos los hábitos, las costumbres, las tradiciones del pueblo nicaragüense”, manifestó la compañera Rosario.

Hermanos y hermanas no estamos de duelo. Estamos celebrando la vida de Otto de la Rocha, creador insigne, popular, y por eso mismo más grande todavía, creador del pueblo, “Lencho Catarrán” todo lo que fue, todo lo que es Otto de la Rocha. Maravilla de nuestra cultura popular”, acotó.

Hermanos, hermanas, hoy partió, nos antecedió en el viaje a otro plano de vida don Otto como le decían los compañeros. Otto de la Rocha, cantor del pueblo. Otto de la Rocha nuestro hermano, nuestro compañero. Otto de la Rocha, patrimonio, tesoro humano del pueblo nicaragüense, manifestó la compañera Rosario.


Agregó que estamos seguros de que su legado trascenderá y su música será escuchada por nuestros hijos y nietos en otros tiempos, “y ahí estará Otto de la Rocha cantando, cantando y celebrando la alegría de vivir en paz, porque amó la paz y fue un ser extraordinariamente lleno de cariño. Gracias Otto por lo que nos has dado y por lo que nos vas a seguir dando”.

“Hermanos, hermanas, todos los compañeros artistas, no sintamos tristeza, sintamos la alegría de esa vida plena de Otto de la Rocha, fructífera, intensa, la alegría de su legado. Se entregó al pueblo, se entregó a la cultura popular, batalló como héroe contra esa enfermedad dura, purísima y logró con esa batalla valiente que dio mantenerse vivo durante más de cuatro años, pero vivo está y vivo permanecerá en nuestros afectos, en nuestros testimonios de vida, porque él es un testimonio dela vida buena que queremos las y los nicaragüenses ¡Que viva Otto! ¡Otto de la Rocha! ¡Que vivan todos sus programas, todos sus discos, toda su música!, porque viven y vivirán en la cultura popular de nuestra Nicaragua”, afirmó.

“Y nuestro comandante Daniel se abraza con nosotros en estos momentos y con toda la familia de Otto, con Gina “Lupita”, con los hijos, los diez hijos, nos abrazamos todos. Qué lindo, qué lindo que Dios nos permita dejar un legado tan hermoso, de unión, además, alrededor de las celebraciones tradicionales de nuestra cultura popular y de la paz y el cariño que es lo que queremos en nuestra Nicaragua”, finalizó la vicepresidenta compañera Rosario Murillo.