La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua, destacó este miércoles el Día Internacional de las Enfermeras y los Enfermeros.

En ese sentido se refirió al mensaje del Papa Francisco, nuestro papa Francisco, papa nuestroamericano, habla precisamente de cómo los trabajadores y las trabajadoras de la salud continúan llevando a cabo la misión de Jesucristo que se acercó y curó a las personas que sufrían todo tipo de males. Y se arrodilló para lavar los pies de sus discípulos”.

Y el papa Francisco, el Santo Padre, agradece a los trabajadores y trabajadoras de la salud, a las enfermeras y los enfermeros por sus servicios a la humanidad”, comentó.

Dijo también, refiriéndose la compañera Rosario al mensaje del papa, que la pandemia ha evidenciado muchas deficiencias en la atención en salud.

Y por eso, dice, me dirijo a los jefes de las naciones de todo el mundo para que inviertan en sanidad como bien común primario, fortaleciendo estructuras, designando más personal de enfermería para garantizar a todos un servicio de atención adecuado y respetuoso de la dignidad de cada persona”, detalló.

Enfatizó la vicepresidenta compañera Rosario de que el Santo Padre habla de cómo todos los gobiernos del mundo están obligados, por el deber de servir al prójimo, “de servir a nuestros pueblos, obligados a atender a nuestros pueblos, a nuestras familias con las mejores condiciones en la atención sanitaria, algo que hemos recalcado en esta Nicaragua, este país pequeño, pero fuerte en dignidad, este país en donde desde nuestros principios y valores tenemos como prioridad la salud, la educación y todo lo que llaman el gasto, que para nosotros no es gasto, es una inversión, un deber social, gasto social, dicen, nosotros decimos inversión social porque reconocemos el derecho de todos a vivir con salud y vivir educándonos y vivir con dignidad”.

En esta línea, precisamente hoy 12 de mayo la compañera dio lectura al mensaje del Gobierno de Nicaragua a todos y todas las enfermeras.