El doctor Guillermo González, del Sinapred, presentó algunos aspectos del plan invierno 2020 que contempla la ejecución de acciones para garantizar la seguridad de la población y la continuidad del desarrollo económico y productivo en Nicaragua.

Durante una entrevista con el periodista Alberto Mora, el codirector del Sinapred, explicó que esa institución en los últimos 10 años ha avanzado hacia un nuevo enfoque sobre la gestión de riesgos, que consiste en administrar un proceso de generación de riesgos que implica distintos enfoques.

González resaltó que en el marco del modelo de persona, familia y comunidad, el sistema articula no solo a las instituciones nacionales, sino también a los gobiernos locales y a las organizaciones sociales para prevenir e intervenir situaciones de fenómenos que afecten al país.

En ese sentido, remarcó que este es “un sistema consistente, sólido que hoy tiene Nicaragua y que nos permite o nos ha permitido durante todos estos años ir enfrentando distintas situaciones complejas que hemos vivido”.

El doctor González manifestó que el plan invierno 2020 hace un reconocimiento de los posibles escenarios que vamos a tener en los próximos meses.

Indicó que según los meteorólogos, vamos a tener niveles de precipitación posiblemente dentro de las normas históricas que se tienen registradas en el país. Sin embargo, indicó que hay que tomar en consideración que como efecto del cambio climático cifras normales no niegan la presencia de momentos y lugares en los cuales se presenten lluvias extremadamente copiosas que si se dan en zonas bajas como Chinandega o la planicie del Caribe puede presentar inundaciones.

También observó que la presencia de lluvias continuas pueden provocar saturación de los suelos y generar deslizamientos.

En ese sentido, indicó que en todos estos años, se ha venido desarrollando un sistema en que la participación ciudadana desde el hogar y el municipio es un elemento vital para manejar emergencias.

Es desde la casa, desde el hogar que tenemos que estar con medidas de prevención que nos permitan estar listos par ver como vamos a manejar las circunstancias”, comentó.

Añadió que el plan integral está dirigido a gestionar el riesgo de inundación, deslizamiento, huracanes, en los lugares que conocemos hay población que es susceptible a sufrir sus efectos.

Una de las primeras acciones que se están desarrollando en el marco del plan es recorrer los puntos críticos para recordar a las poblaciones todas las medidas de prevención que tienen que tomar de cara a la posibilidad de inundaciones, deslizamientos, presencias de fuertes vientos y huracanes.

Entre las medidas de prevención los gobiernos locales están avocados a limpiezas de sistemas de cauces, sistemas de drenaje, para evitar que la inundación se presente. Otra medida de prevención es que las instituciones del área social están avocadas a la revisión de infraestructura, escuelas, centros de salud, revisar techos, drenajes (…) estas son acciones de prevención y promoción que nos van a ayudar mucho para cuando comiencen a instalarse las lluvias en el país”, detalló.

Asimismo, informó que otras acciones generales del plan tienen que ver con la revisión de los sistemas de comunicación vial, que implica limpieza y reparaciones “para garantizar la seguridad de las personas y garantizar buen camino para que se pueda sacar la producción”.

El doctor González precisó que el MTI estará desarrollando toda una fase de intervención en 9 zonas del país para ejecutar obras que tienen que ver con caminos y carreteras importantes en el norte de Nicaragua y en el occidente para garantizar que durante la época lluviosa no haya obstáculos para el tránsito de personas y mercancías.

Además, se desarrollarán obras viales importantes en Jinotega, Sébaco, Matagalpa, Waspam y Laguna de Perlas. También se construirán obras de desarrollo como 28 puentes vehiculares y 33 peatonales.

Todo eso se ha venido mapeando de acuerdo al interés por un lado de proteger a la gente pero también para garantizar que la economía se mantenga dinámica”, dijo González.

Todo esto son obras que nosotros llamamos acciones de mitigación, porque independientemente de la magnitud de lo que llueva, buscan como mitigar el impacto en la seguridad de las personas, en la circulación de la vida o la producción”, agregó.

El doctor González también comentó que instituciones como Enacal y Enatrel, también desarrollarán acciones que garantizarán que todo el sistema funcione durante cualquier contingencia.

Recordó que un buen invierno nos va a llevar a una buena producción agrícola, pero al mismo tiempo el plan invierno nos permitirá desarrollar una vida normal dentro de lo que somos capaces de desarrollar como sociedad.

Otro de los componentes del plan es la preparación de brigadas a todos los niveles, que se da de forma escalonada desde el hogar, la comunidad, el municipio y las instituciones. Además, con las visitas a los hogares, se está dando acompañamiento para el desarrollo de los planes familiares que incluyen acciones de preparación de cara al invierno.

González indicó que en el marco del plan invierno se está desarrollando la preparación del segundo ejercicio nacional de prevención y defensa de la vida que se realizará en el mes de julio.

Todo esto lo vamos a ir aceitando paulatinamente para que en julio nosotros tengamos un ejercicio de cara a toda esta fase de preparación y ver cómo hemos avanzado, que tanto no hemos avanzado y poder ir afinando el mecanismo organizativo nacional de cara a cualquier situación que se presente”, dijo González.

El codirector del Sinapred, reiteró que según los pronósticos, la instalación de las lluvias se dará en la tercera semana de mayo para el Pacífico y centro y la última semana de mayo para todo el país. Sin embargo, se advierte que posiblemente se den lluvias aisladas en este periodo.

La canícula iniciará el 15 julio a 15 agosto, se espera que esté en los rangos de normalidad. El periodo de huracanes se espera que sea activo y se pronostican 4 ciclones arriba de la categoría 3.

Por esa razón, en el Caribe deben prepararse los refugios por si se dan situaciones más complejas que ameritan una atención más especializada.