El mundo tenía más de un mes sin ver un evento deportivo EN VIVO y con público y el imponente Polideportivo Alexis Argüello, ubicado en Managua, Nicaragua, fue el escenario del regreso del Boxeo profesional desde que el COVID19 tiene“secuestrada” a la humanidad.

Aunque en esta hermosa tierra de Lagos y Volcanes, el Coronavirus no ha frenado la vida cotidiana y eso incluye el béisbol, fútbol, motovelocidad y… boxeo.

La velada boxística fue atípica, con poco público y bajo estrictas medidas sanitarias que se pusieron en práctica desde la entrada al Polideportivo. Las taquillas se abrieron 3 horas antes del inicio de la velada, para evitar aglomeraciones. La fila para comprar el boleto e ingresar al local fue muy larga debido al distanciamiento entre una persona y otra, al entrar al local, un equipo médico desinfectó las manos de cada asistente, además de tomarle la temperatura (el que presentaba más de 37 grados no podía entrar), limpiarse la suela de los zapatos en un recipiente con cloro y exigirle el tapabocas. Ya en las gradas, la distancia entre sillas fue de un metro. Durante todo el evento, ese equipo médico se mantuvo a disposición del público para atender cualquier eventualidad.

Fue llamativo ver a cada boxeador y su equipo de trabajo, realizar la tradicional caminata del vestuario al ring, con tapabocas, algo que también vimos en algunos referís, comentaristas deportivos y jueces, así como el personal organizador, de seguridad, el anunciador oficial y hasta las bellas chicas que anunciaron con un cartel cada round.

El evento fue organizado por la empresa Búfalo Boxing Promotions, del bicampeón mundial Rosendo “Búfalo” Álvarez, con el respaldo de Canal 6 “Nicaragüense por gracia de Dios” que transmitió EN VIVO las 8 peleas para la televisión nacional y plataformas digitales.

A este histórico evento se sumó la transmisión de la prestigiosa cadena internacional de deportes ESPN que, a través de ESPN KNOCK OUT, programa líder en la cobertura mediática de boxeo y con alta audiencia en Latinoamérica, presentó para el mundo 4 peleas.

Los 16 boxeadores, conscientes de la responsabilidad deportiva, dieron un gran espectáculo, dejando alma, vida y corazón sobre el cuadrilátero. Desde los noveles Harold Ardón y Ángel Blass, pasando por Jordan Escobar, Harvon Blass, Léster Lara, Bryan Pérez, Franco Gutiérrez, Edwin Tercero, Eliezer Gazo, Byron Castellón, Gabriel Escalante, Mario Mairena, Freddy Fonseca, Alaín Aguilar hasta llegar a los experimentados Ramiro Blanco y Robín Zamora, escribieron sus nombres en la historia del boxeo nicaragüense y hasta mundial, pues fueron los protagonistas principales de un evento que constituye un rayo de esperanza para el mundo del deporte.