El Presidente de la República de Nicaragua, comandante Daniel Ortega Saavedra y la vicepresidenta compañera Rosario Murillo, se dirigen en cadena nacional a las familias nicaragüenses.

El comandante Daniel Ortega comenzó solidarizándose con las naciones y pueblos que enfrentan la pandemia del coronavirus en el mundo, así como los pueblos de América Latina y el Caribe.

“Nuestra solidaridad y nuestras condolencias con todas las familias que están sufriendo los embates de esta pandemia que han tenido seres queridos fallecidos, otros en estado grave, conectados en las UCI, otros aislados, todos sufriendo con mucho dolor, que nos llama en estos momentos a la solidaridad y a la unidad entre los pueblos del mundo y si nos llama a la solidaridad y a la unidad de los pueblos del mundo significa que nos llama a la paz, ese es el principio, el primero, la paz”, afirmó el presidente comandante Daniel Ortega.

“Solamente un mundo en paz es lo que nos va a permitir y sobre todo a los países más desarrollados crear las condiciones para que en este planeta no nos encontremos con situaciones dramáticas en países desarrollados, en donde faltan camas y faltan instrumentos médicos, simplemente porque el servicio de salud no llega al pueblo, no llega a los pobres, no llega a los trabajadores, servicios públicos que se encuentran totalmente en abandono”, indicó.

El presidente Daniel Ortega señaló que si bien en esas naciones desarrolladas poseen grandes hospitales altamente calificados y con mucha tecnología, con grandes científicos, pero “¿Quién puede ir a pagar el servicio a un hospital privado?”, reflexionó.

Afirmó que con el coronavirus el mundo ha quedado descarnado y se confirma una vez más que ante esta situación de pandemia, las armas atómicas, las armas nucleares y los grandes armamentos bélicos que ostentan las naciones desarrolladas no sirven para nada, sino para causar muertes.

PRESIDENTE

“¿Acaso con las armas atómicas van acabar con el virus?, con los cohetes que están desarrollando ahora en estas carrera armamentistas para conquistar el espacio y convertir el espacio en un campo de guerra para matar, para la muerte. ¿Para qué son esas armas?, esas armas no son para la vida, no son para la salud, no son para la alimentación de millones de seres humanos que perecen año con año por hambre, esas armas son para matar y se invierten miles de billones y los que invierten miles de billones saben perfectamente que esas armas no se pueden utilizar porque el día que se utilicen desaparece toda la población del planeta, lo saben perfectamente bien, en entonces para qué esa locura de invertir billones, de billones de billones en armamento”, señaló.

Recordó el líder nicaragüense que la humanidad, el planeta ha vivido diversas pandemias y han muerto decenas de millones de seres humanos, incluso en medio de las guerras mundiales lideradas por las potencias.

“En plena guerras mundiales, en la primera guerra mundial, en la segunda guerra mundial ahí las epidemias y las pandemias y en medio de las epidemias y las pandemias no había alto al fuego, seguían matándose, haciéndose la guerra y estoy convencido que esta pandemia, este virus que se ha multiplicado por todo el planeta en donde ahí si que no hay fuerza alguna que pueda bloquearlos, no hay barrera alguna que pueda bloquearlos, no hay muro alguno que pueda bloquearlos, no hay, no hay manera, ni multimillonario alguno que pueda bloquearlos”, reflexionó.

En ese contexto subrayó el presidente Daniel Ortega que los pueblos y naciones en vías de desarrollo son los más expuestos a estas pandemias, son los más vulnerables.

PRESIDENTE

“Ya conocemos cómo se repiten las tragedias todos los años en los países en vías de desarrollo, desde esa migración que viene de África buscando Europa y donde mueren miles de adultos, de mujeres, de niños que se ahogan ahí en el mar, en ese hermoso mar. Ahí está Europa de cara a África, al norte de África buscando la entrada a Europa, ahí están esos migrantes, en estos momentos ahí están y que podrán hacer estos migrantes frente a esta pandemia, a cómo están los migrantes también que se mueven hacia el norte aquí (en América), muchos de ellos están enjaulados, nicaragüenses que han sido deportados cuentan la forma en que los enjaulan, los maltratan y que no hay atención de salud”, resaltó.

Indicó que Estados Unidos a pesar de ser la potencia económica y militar más grande del mundo en la historia de la humanidad “no tiene capacidad para darle respuesta a sus propios ciudadanos en las grandes ciudades de los Estados Unidos y la tragedia que vive Europa también”.

Una señal de Dios, es hora de cambios

Enfatizó el Comandante Daniel Ortega: “Creo sí que este es el momento para que se produzcan cambios en el mundo. Esta es una señal de Dios, esta es una señal de Dios, que nos está diciendo, ustedes van por mal camino, gastando miles de miles de millones en bombas atómicas, en armamento atómico, en bases militares, en alianzas militares”. 

Cambio hacia la paz 

“Está bien, Ejército para resguardar la soberanía del país y la territorial y la seguridad del país. Está bien la Policía, está bien. Pero ya esas fuerzas transnacionales que están nada más ambicionando el dominio de todo el planeta, eso es pecado”, refirió.

“Dios nos está diciendo, nos está mandando esta señal. Y que es la oportunidad de hacer un cambio hacia la paz”, recalcó. 

“Este ese el momento de que esos grandes recursos se decidan de una vez por todas, los pueblos de estos países que están sufriendo esta embestida, de esta pandemia, los pueblos de los países desarrollados que están sufriendo, les está golpeando terriblemente, se decidan por decirle a sus gobiernos, se acabó el dinero para el armamento atómico, para el armamento sofisticado, limitemos el armamento para proteger el territorio, y esos fondos que ya están asignados que son miles de miles de billones que se asignen para construir hospitales para los pobres, para el pueblo, para los trabajadores y los mismos Estados Unidos. ¡Que tanta falta hacen! Para dotar de todo el equipamiento médico que está en condiciones de enfrentar situaciones como esta”, advirtió el presidente Daniel Ortega.

No es la primera vez que una pandemia afecta al mundo, pero es la primera vez que una pandemia está afectando con mayor fuerza, porque ha afectado antes al mundo desarrollado, pero ahora está afectando con mucha mayor fuerza al mundo desarrollado”, prosiguió.

PRESIDENTE

“Y está golpeando los mercados, y está golpeando la Bolsa de Valores y está golpeando la economía mundial. Entonces es el momento de cambiar las armas atómicas por hospitales, por puestos de salud, todo lo que son las condiciones básicas donde se le pueda brindar a los pueblos de los países desarrollados y que también cooperen ellos para que en los países en desarrollo podamos tener también esa protección”, dijo.

“O sea la mejor arma atómica que puede tener la humanidad es la sanidad, es la medicina. Son los hospitales. Es la medicina preventiva y es la medicina curativa y para eso se necesitan recursos y los recursos bien sabemos quién los tiene y los recursos bien sabemos en qué los utilizan, por lo tanto es el momento de cambiar”. 

Cambiar Naciones Unidas

El presidente nicaragüense, comandante Daniel Ortega se pronunció por un cambio Naciones Unidas. “Y es el momento de cambiar también Naciones Unidas. Lo hemos venido repitiendo desde hace años. Naciones Unidas tiene que ser totalmente remodelada, reconvertida, refundada. Tiene que refundarse, así lo decía el padre D´Escoto cuando fue presidente de la Asamblea de Naciones Unidas. Tiene que ser refundada y llevó la bandera de Nicaragua allá, planteando la refundación de Naciones Unidas”, rememoró.

La refundación de todos los instrumentos de Naciones Unidas, la refundación de esos instrumentos también regionales, que están totalmente desacreditados, decrépitos y desgastados”, planteó.

“El mundo demanda de una refundación ética, moral y eso pasa porque los recursos se coloquen donde deben colocarse para salvar vidas y darle seguridad a las familias y darle verdadero amor cristiano a la humanidad”, concluyó el presidente comandante Daniel Ortega.

 PRESIDENTE.