A la plaza Domingo Gadea de Estelí se hicieron presentes familias estelianas, autoridades y CLS de las instituciones del Buen Gobierno Sandinista,  llenos de orgullo y patriotismo depositaron ofrendas florales en el monumento de las tres insurrecciones en conmemoración del 41 aniversario de la insurrección de abril de 1979 .

“La gente de Estelí era un monte seco, cualquier chispa lo encendía”, dijo el comandante Francisco Rivera Quintero, el Zorro, quien también estaba al mando de la segunda insurrección. 

Esta fue considerada como la más sangrienta, la guardia somocista mostró su cara más cruel , los muertos fueron contados por centenares, la ciudad casi desaparece bajo las bombas, la quema del Hospital luego del asesinato de todos los pacientes y personal aún no se olvida, el médico Alejandro Dávila Bolaños realizó ese día su última operación; pero la sangre de los héroes y mártires ahogaba a la dictadura,  la insurrección de abril en Estelí fue el principio del fin.

Son 41 años y el pueblo de Estelí jamás olvidará su lucha por la libertad de su patria. Juventud Sandinista, el relevo generacional, se comprometió a continuar el legado de quienes antecedieron con decisión, valentía y sobre todo, amor por una Nicaragua libre.

Katherine Castro, coordinadora de JS en el departamento de Estelí manifestó que esta juventud estará siempre al lado de las familias acompañando y ayudando, trabajando, por una mejor calidad de vida.

El sandinismo histórico también se hizo presente, muchos de ellos recordando a sus compañeros caídos, más que agradecimiento, honor y gloria a los héroes y mártires de la insurrección de abril de 1979, cimiento de la paz, desarrollo y progreso que hoy se vive en la tres veces heroica ciudad de Estelí.