A través de la Judea Divino Rostro de Tipitapa, las familias que asistieron este sábado a la Plaza de Colores del Puerto Salvador Allende presenciaron la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Los asistentes se mostraron atentos y conmovidos en cada una de los 25 cuadros en escena que protagonizaron los más de 50 artistas, entre niños y adultos que muestran el sufrimiento de Jesús, pero sobre todo el gran amor que tuvo por todos y cada uno de nosotros.

Carlos Fletes de la Empresa Portuaria Nacional (EPN), dijo que, “no hay mejor momento para agradecer a Nuestro señor Jesucristo por todas las bendiciones que ha derramado por Nicaragua, al igual que tomarlo como un tiempo de reflexión”.

JUDEA

Rodrigo Bonilla, Director de la Judea Divino Rostro, explicó que, estos 25 cuadros representan escenas de Jesús niño, la tentación, la escogida de los apóstoles, la crucifixión hasta la resurrección.

Bonilla destacó que, en estos tiempos difíciles, presentar la Judea, además de rescatar cultura, tradición y religiosidad, es un llamado a evangelizar a nuestro pueblo y orar siempre.

Roberto Vallejos, expresó su emoción de participar año con año en su papel de Jesús, “traemos al puerto esta bonita obra en Semana Santa para evangelizar y llevar el mensaje de reflexión, haciendo conciencia a las familias que hay un Dios y que tenemos que darle gracias por todo lo que hizo por nosotros en la cruz del calvario”.

JUDEA

De los 10 años de ser conformada, la Judea Divino Rostro de Tipitapa lleva 6 años de presentarse en el Puerto Salvador Allende en una obra de una duración aproximada de 3 horas.

Don Carlos Gómez visitante de puerto, se mostró atento a cada escena y agradeció al gobierno por promover estas actividades, “antes no teníamos esta evolución al poder apreciar estas obras, ya que nos permite ver en vivo esta presentación, en la que Cristo sufrió hace 2 mil años”.

Finalizó diciendo que estas actividades dejan una enseñanza para recordar y reflexionar, con ese mensaje de aprender a decir la verdad, ser honesto y ser cristianos en la fe de Cristo, quien nos da amor y paz siempre.

JUDEA