La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, destacó este Miércoles Santo el mensaje del Papa Francisco, publicado en una entrevista en la página web del Vaticano, que se refiere al milagro de Dios en este tiempo de pandemia por el coronavirus.

Y hoy es miércoles de la sagrada semana de unión familiar, la Semana Santa. Y recogemos las sabias palabras del Papa Francisco en una entrevista que publica la página del Vaticano, donde nos dice: ‘No he visto nunca que Dios comience un milagro y no lo termine bien. Si sabemos reconocer el milagro de los santos y los héroes que trabajan, que sirven hoy para que la sociedad funcione. Si sabemos seguir estas huellas de hombres y mujeres heroicos, el milagro, este milagro terminará bien, para bien de todos, porque Dios no deja las cosas a mitad de camino’”, citó la compañera Rosario.

Ese es el milagro que queremos caminar con humildad, con modestia, con infinito agradecimiento a Dios, el milagro de amar al prójimo y servirle. Amar al prójimo. Amar a Dios por sobre todas las cosas y amar al prójimo como a nosotros mismos y servirle, servirle a nuestro pueblo como esperamos servirle a Dios, viendo en cada persona, en cada hogar, en cada abuelito, abuelita, en cada enfermo, en cada persona con discapacidad, en los niños y niñas en los jóvenes, viendo el rostro de Jesús y sirviéndole porque aprendemos de él, aprendemos de su grandeza, aprendemos de su condición de Dios hecho hombre que transita por la pasión y resucita por el amor, el amor de Dios”, agregó.

Dijo que en Nicaragua “vivimos en el amor de Dios y vivimos con esperanza. Rezamos más y más y procuramos, procuramos de todo corazón dejar el egoísmo, dejar el egoísmo, llenarnos de esperanza, de creatividad en momentos como estos que son de gran incertidumbre, pero llenarnos de esperanza y de creatividad, a eso nos llama el Santo padre a pesar de la incertidumbre, porque somos gente de fe”.

La compañera Rosario Murillo comentó que el papa Francisco “nos dice que la creatividad del cristiano se manifiesta abriendo horizontes nuevos, abriendo ventanas, puertas y buscando siempre a Dios con esa creatividad sencilla que todos los días sabe inventar, crear y que procura cuidarse hoy para el mañana”.

En ese sentido, la compañera vicepresidenta de Nicaragua dijo que: “Así queremos vivir, cuidándonos, queriéndonos, siendo solidarios, nunca indiferentes, nunca abandonando a nadie a su suerte, nunca”.

Hoy Miércoles Santo, que es el día que se conoce como el día de la traición, nunca traicionando, nunca traicionando al pueblo. En este día en la iglesia se subraya la traición de Judas. Judas que vende al maestro. Nosotros procuramos caminar como pueblo y junto a nuestro pueblo, siendo leales, fieles, compañeros, acompañantes cristianos y solidarios, nunca traicionar, servirle a Dios, no servirle al dinero. Así lo dijo Jesús. No puedes servir a Dios y al dinero, son dos señores. O sirves a Dios o sirves al dinero y serás esclavo del dinero-dijo Jesús. Mucha gente quiere servir a Dios y al dinero, dijo el Santo padre esta mañana, y esto no puede hacerse. Al final fingen, dice el Papa, que sirven a Dios para servir al dinero. Son los explotadores ocultos que aparecen como socialmente impecables, pero bajo la mesa comercian, incluso con los seres humanos, la explotación humana consiste en vender al prójimo. Imagínense, no es amar al prójimo, la explotación es vender al prójimo, relató la compañera Rosario Murillo sobre la entrevista del Papa Francisco.

Y Jesús, estoy leyendo las palabras de hoy del Santo Padre, nunca le dice traidor a Judas, sino que le dice que será traicionado. Le dice el misterio de Judas, ¿cuál es? El misterio de Judas es aquel por quien el hijo del hombre es traicionado, sería mejor para ese hombre si nunca hubiera nacido. Y el rey de la paz, el príncipe de la paz, el maestro Jesús le dice amigo. Pero qué es lo más real, que el diablo, dice el Papa, entró en Judas y fue el diablo el que lo llevó a este punto. El diablo que es un mal pagador, promete todo, te hace ver todo y al final te deja solo en tu desesperación. El corazón de Judas inquieto, atormentado por la codicia, atormentado por la niebla, pide perdón, pero el diablo, el diablo deja en la desesperación a las personas”, continuó leyendo la entrevista del Papa Francisco.

Y hay tantos Judas dice el Santo Padre, institucionalizados en este mundo. Judas que explotan a la gente. Pensemos también que podemos tener cada uno de nosotros algo, algo de Judas porque nos toca elegir en todo momento entre lealtad o interés, lealtad o interés. Cada uno de nosotros tiene la posibilidad de dejarse atraer por el interés, pero la pregunta, la pregunta que hace el Santo padre es ¿podemos vivir con Jesús que es amor o dejarnos tentar por el interés?”, añadió.

Ante esa pregunta, la vicepresidenta de Nicaragua, compañera Rosario Murillo valoró que “aquí (en Nicaragua) nosotros procuramos desde la fe trabajar juntos como pueblo, con amor y esperanza, con fe, evitando la tentación y la cultura del descarte, de la indiferencia y manteniéndonos en la esencia del cristianismo que es el cariño solidario, la lealtad, acompañarnos, cuidarnos en esta Nicaragua, gracias a Dios, tranquila, calma, prudente, paciente porque tenemos confianza en Dios y sabemos que Dios eleva la capacidad que todos tenemos de cumplir con nuestras responsabilidades estatales y ciudadanas como corresponde”.

Por esa razón, dijo que “nos llamamos día a día a seguir aplicando estrictamente nuestro modelo de salud, familiar, comunitario de presencia directa, de comunicación y coordinación constante entre todos y por el bien de todos”.