El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) aprobó hoy un préstamo por un monto de US$171,65 millones a la República de Nicaragua para el financiamiento del “Programa Nacional de Construcción de Viviendas de Interés Social”.

El programa tiene como objeto contribuir a mejorar las condiciones de vida de las familias nicaragüenses en extrema pobreza y de escasos recursos económicos a través de la construcción y/o adquisición de soluciones habitacionales dignas, seguras y de fácil financiamiento, lo que beneficiará de manera directa a 7,000 familias en condiciones de extrema pobreza bajo un esquema de subsidios y a 11,660 familias con ingresos bajos o moderados bajo un esquema de subsidios y de créditos, administrados a través de uno o varios fidecomisos bancarios.

En la implementación del programa participarán empresas desarrolladoras y constructoras de viviendas del sector privado, así como instituciones bancarias, a cargo de la administración de los fideicomisos.

En este sentido, el Presidente Ejecutivo del BCIE, Dr. Dante Mossi, aseguró que “reconocemos la importancia de contar con un sector de vivienda dinámico para el desarrollo sostenible del país. Además, las contribuciones del BCIE están dirigidas a contribuir con el crecimiento económico y la creación de empleo en el país”.

El financiamiento tendrá dos tramos diferenciados. El primero, por US$52.82 millones, contará con un plazo de 25 años con 5 años de gracia y una tasa de interés indicativa de 1.5% en el marco del Programa para la Reducción de la Pobreza y la Exclusión Económica y Social (PRPEES). El segundo, por US$118.83 millones, tendrá un plazo de 25 años con 5 años de gracia, a una tasa indicativa de Libor 6M más 350 puntos básicos, en el marco del Programa Centroamericano de Vivienda y Desarrollo de Hábitat Sostenible (VIDHAS).

El préstamo responde a la necesidad de promover el acceso a la vivienda social a segmentos de población desfavorecida o de recursos limitado que tienen dificultades para obtenerla.

Tomado de la página web del BCIE