Tomando las precauciones pertinentes, las familias nicaragüenses y los trabajadores por cuenta propia, continúan desarrollando sus faneas diarias para llevar el pan a su mesa.

Doña Rosa Mora, desde las 5 de la mañana inicia sus labores para poder ganarse la vida junto a tres mujeres más, vendiendo desayunos a los viajeros que transitan por la carretera Sur, en Managua.

“Nosotros vendemos cerdito, cuajada, chicharrón con tortilla. Aquí sin descansar trabajamos todos los días. Somos mujeres luchadoras saliendo adelante, tomando medidas de higiene, tenemos cloro, jabón, para lavarnos las manos, para atender al cliente, aseadamente”, señala.

trabajadores-cuenta-propia

Asimismo, Santos Lorenza Jarquí, “La gata”, cada mañana desde las 3 a.m. se prepara para vender aguacates. Para ella y su familia, ésta dinámica le permite sostenerse económicamente y tener una vida modesta.

Nosotros venimos siempre manteniendo la higiene, yo lavo los aguacatitos con cloro para que vayan bien limpitos, porque ya miramos por televisión que tenemos que ser aseadas”, afirmó.

Pablo Soza, dueño de una pequeña barbería, comentó que no puede descuidar su negocio, sin embargo, toma todas las precauciones y sigue las recomendaciones de las autoridades de salud.

“Nosotros tenemos jabón líquido, alcohol, nos lavamos constantemente y protejemos nuestra salud y la de nuestros clientes. No me le acerco mucho por precaución. Es importante manteniendo la higiene y también que las familias lo hagan en sus casas. No pasamos haciendo nada en la casa, hay que luchar por el día a día”, comentó.

trabajadores-cuenta-propia