Movidos por la fe, devoción y acatando las medidas preventivas necesarias, los fieles devotos cumplen un año más con su promesa a Jesús del Rescate, en las carretas peregrinas, que este domingo hicieron su penúltima estación en el Puente Gil González, para luego enrumbarse a su destino, el Santuario de Popoyuapa, en el departamento de Rivas.

Los devotos con más de 40 años de participar en esta tradición religiosa, salieron desde hace 4 días de los municipios de Masaya y Granada en sus carretas haladas por caballos y bueyes, movidos por el fervor, pero sobre todo deseos de pagar su promesa por los milagros concedidos y pedir a Jesús del Rescate por Nicaragua ante la pandemia del Covid-19.

El Buen Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta Rosario Murillo a través de las autoridades municipales brindaron el acompañamiento a las familias con paquetes de alimentos, atención en salud, recomendaciones en la prevención del COVID-19, abasteciendo de agua potable a través de pipas, y el acompañamiento del Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR).

CARRETAS1

Doña Manuela González de la comarca la Laguna del departamento de Granada recuerda que desde pequeña ella viajaba en las carretas peregrinas junto a su mamá y fue cuando Dios la sanó de una enfermedad que inició a pagar su promesa.

"Yo tengo 62 años de venir a esta tradición y ninguna pandemia me iba a detener de pagar mi promesa, vine confiada que nuestro padre Jesús del Rescate nos cuida y protege. A mí me da una emoción que no cabe en mi corazón al ver a más familias y el que no vino, les digo que necesitan fortalecer su fe, porque Dios nos quiere unidos, pidiéndole a él por el pueblo", dijo.

CARRETAS1

 

El alcalde de Rivas, Wilfredo López, reconoció la fe y creencia de los promesantes en Jesús del Rescate.

"Hay que reconocer la fe de estas personas, movidas voluntariamente por su fe. Aquí estamos por orientaciones del Buen Gobierno a través del gobierno local brindando el acompañamiento y garantizando la seguridad ciudadana, desde su traslado hacia su destino, la instalación de un puesto de salud, entrega de alimentos y garantizando una pipa de agua potable", expresó.

Como un gobierno responsable y solidario, mencionó que tanto el personal del Ministerio de Salud y la Juventud Sandinista están compartiendo con los feligreses, las medidas preventivas ante el Covid-19.

Pedimos a Dios que guarde a Nicaragua de todo mal

 Doña Paula María Mora compartió que, aunque la directiva les dijo que este año no iban a salir, ella prometió que, a como fuera, iba peregrinar en su carreta, pagando promesa a Jesús del Rescate por los grandes milagros que le ha concedido, al sanarla de un cáncer, y curar a su hijo y su papá de enfermedades.

Nosotros como devotos debemos aumentar nuestra fe. Nuestro señor no quiere que nos quedemos en casa, es cuando más debemos ir en este peregrinar, para pedirle a Dios que nos libre de esa enfermedad, porque solo él tiene el poder", dijo.

CARRETAS1

Sentada en su carreta, la promesante Marcelina Aguilar de 81 años expresó que en este 2020 cumple 12 años de promesa a Jesús del Rescate.

"Yo padezco de una enfermedad que me cuesta caminar, pero ni eso me detuvo para estar aquí, cumpliendo, movidos por la fe que tenemos. Yo lloré, me sentía afligida cuando me dijeron que no íbamos a venir, pero mis hijos y nietos me animaron a venir y aquí estamos, pidiendo también para que Dios detenga esa enfermedad", añadió.

También agradeció el apoyo del gobierno por la atención brindada, de las diferentes autoridades.

15 años de pagar promesa 

El matrimonio de Rosalío Vásquez Medina y Alba Socorro Pavón tienen 15 años de pagar promesa a Jesús del Rescate por salvar a su hijo de una caída mortal.

"Mi esposa y yo, venimos con gran fe porque ambos prometimos que, pasara lo que pasara, teníamos que venir a cumplirle a Jesús del Rescate y le cumplimos", dijo Vásquez.

Doña Alba recordó que su hijo salió de coma, tras sufrir una caída de un árbol, cuando ella pidió con devoción a Jesús del Rescate que lo sanara, "y este año yo dije que no sería excepción, teníamos que venir a cumplir, a pagar la promesa a como prometimos".

En cada carreta peregrina que alberga a familias enteras conformada por: hombres, mujeres, niños y personas de la tercera edad, los peregrinos han tomado sus medidas preventivas, al lavarse las manos con agua y jabón, mantener cloro para desinfectar y el aseo personal.

Los promesantes esperan salir entre las 4 y 5 de la madrugada hacia su destino, el Santuario Nacional de Jesús del Rescate, ubicado en Popoyuapa, departamento de Rivas.

CARRETAS1

CARRETAS1

CARRETAS1

CARRETAS1

CARRETAS1