El amor lo puede todo y de eso da fe el matrimonio compuesto por Néstor Cruz y Antonia Meza, dos jóvenes luchadores que arriesgaron la seguridad de salarios formales para emprender un negocio gastronómico denominado NicAsados.

Néstor es un especialista de la cocina y de sus manos puede crear deliciosos platillos internacionales, gourmet y nuestra sabrosa gastronomía criolla. La esposa de Néstor trabajaba en una empresa en el área de atención al cliente.

Por tener trabajos totalmente diferentes, esta parejas no coincidían en sus horarios, mientras Antonia laboraba su esposo descansaba en la casa y cuando Néstor se encontraba trabajando en la cocina de un lujoso hotel capitalino era su mujer la que se encontraba en el hogar.

Tal situación los llevo a estar separados casi todo el día, mientras la hija de ambos crecía sin entender porque sus padres nunca estaban juntos.

nicaasados

Ambos se cansaron de esa situación, querían tener tiempo para estar con su hija y para materializar el amor que se juraron cuando decidieron casarse hace más de cinco años.   

“El emprendimiento se da después de que yo trabaje en una oficina y mi esposo trabajaba para un  hotel y casi no nos mirábamos, nuestra niña estaba tiernita y él llegaba en la madrugada”, cuenta Antonia al relatar esos momentos difíciles que les tocó vivir.

Una madrugada de tantas en que Néstor llegó cansado por haber cocinado tantos platillos, Antonia le propuso emprender y probar suerte en el Parque Nacional de Ferias. Ella ya había escuchado por medio de una vecina de su barrio que el Ministerio de Economía Familiar estaba apoyando a familias que desearan emprender.

“Recuerdo que esa noche le propuse que pusiéramos un comedor en el Parque Nacional de Ferias”, dice Antonia, mientras su esposo un poco incrédulo prometió que hablarían en otro momento.

De esa propuesta ya pasaron tres años, Néstor se “arriesgó” y renunció de su trabajo como chef del prestigioso hotel, mientras Antonia hizo lo mismo en la empresa en donde laboraba. Ambos con sus liquidaciones y con el apoyo del Mefcca iniciaron su aventura y cada paso que daban se lo encomendaban a Dios. 

nicaasados

Antonia no era amante de la cocina, pero eso cambio cuando notó que el comedor comenzó a tener sus primeros clientes y la “cuchara” de su esposo empezó a ser conocida como una de las mejores del Parque Nacional de Ferias.

El Ministerio de Economía Familiar les brindaba capacitaciones y cursos relacionados a administración de pequeños negocios, manipulación de alimentos y vieron la  necesidad de crear  una marca que resumiera el gusto por la gastronomía local y por eso surge NicAsados.

“Después que pusimos el negocio le agarré más amor a la cocina y ahora cuando mi esposo no está yo asumo el mando en la cocina y en la administración, ahí ya respondo yo”, dice Antonia.

NicAsados se especializa en carnes y mariscos cocinados al carbón, pero también puede degustar deliciosas sopas de res, marinera y de frijoles, todas una verdadera delicia que puede encontrarlas todos los sábados en la Feria del Mar que se realiza en Plaza 22 de Agosto.

“Siempre trabajamos con mucha calidad, los precios son de locura y este servicio de pescado frito puede oscilar en 120 córdobas, promovemos el plato de día que pueden ser variados. La fortaleza es que siempre tenemos precios solidarios y todos los productos con los que trabajamos son de calidad”, afirmó Néstor.

Néstor y Antonia trabajan duro todos los días, se levantan bien temprano para ir al mercado a comprar todos los ingredientes para darle sabor a sus deliciosos platillos. Ambos sueñan en grande y quieren tener varias sucursales de NicAsados en Managua, por el momento se la juegan duro en el Parque Nacional de Ferias y en la Feria del Mar.