La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, expresó el reconocimiento del pueblo nicaragüense a cada uno de los servidores públicos en las áreas de Salud, Educación, Policía, Ejército, líderes religiosos y comunicadores, que se mantienen desplegados y con alta disposición para hacerle frente a la Covid-19, promoviendo “vida, salud y fuerza” en las familias de todo el país.

Reconocemos grandemente la gran labor, la inmensa labor de los especialistas, médicos, enfermeras, auxiliares, jefes de Silais, de jefes de salud, jefes y personal de hospitales que, agregamos, continúan atendiendo todas sus especialidades ordinarias sin detenerse. Respetamos y reconocemos esa inmensa capacidad de trabajo educativo, preventivo y de atención 24 horas al día, en disposición, elevada disposición, absoluta disposición de cumplir al compromiso cristiano de cumplir a todos con amor, a todos sin excepción”, expresó.

Nuestro reconocimiento igualmente a todos los educadores, las educadoras que en la escuela trasladan a todos los niños y jóvenes, educación y prácticas preventivas que llevan a los hogares. En primer lugar las realizan en las escuelas y después las llevan a los hogares, a las comunidades, a poner en práctica por cada familia en cada lugar. Nuestro respeto, nuestro reconocimiento, a todas las brigadas de educación preventiva de salud, esa inmensa campaña de sanidad y de oración que hemos desplegado en el nombre poderoso de Jesús en toda nuestra Nicaragua bendita, añadió.

Nuestro respeto también y reconocimiento a todos los trabajadores, compañeros y compañeras de los distintos órganos del Ministerio de Gobernación que atienden en estricta vigilancia preventiva, cumpliendo estrictamente con todos los protocolos, todas las medidas, todas las medidas en aeropuertos, puestos fronterizos, en el sistema penitenciario nacional, ahí donde hoy por ejemplo continuamos en la tarde con oraciones y cultos que están realizando, por aquí tenía la nota, que estamos realizando con pastores, muy agradecidos al reverendo, al pastor Roberto Rojas (secretario general de las Asambleas de Dios que están … el pastor Roberto Rojas su esposa (Elizabeth Dávila Tenorio) que es pastora también … agradecidos por estos telecultos, vídeo cultos que se realizan a solicitud y voluntariamente por las personas que están en el sistema penitenciario nacional y por sus familias. Continuamos desarrollando además … con normalidad, pero extremando las medidas como corresponde en este momento los planes de visita” en el sistema, destacó la compañera Rosario Murillo.

Agregó que las personas que están en el sistema penitenciario nacional se conservan bien, cuidándose y practicando todas las medidas indicadas, recibiendo a sus familias cuando corresponde.

La vicepresidenta compañera Rosario aseguró que “nuestro Ejército de Nicaragua merece todo el respeto y el reconocimiento que ya tiene crecido de nuestro pueblo”. “Porque garantiza nuestra seguridad soberana, movilizando en todo el país, movilizado en todo el país, para protegernos más y mejor de todas las amenazas, incluyendo por supuesto el crimen organizado, el crimen organizado, el narcotráfico o cualquier forma de terrorismo”.

DIRECTO | Mapa de contagios de COVID-19 / CORONAVIRUS en Centroamérica, en tiempo real

Y nuestro respeto y reconocimiento crecido también a la policía nacional que desplegada en todas las comunidades, comarcas y barrios, asegura a nuestra ciudadanía, la tranquilidad de la ciudadanía, las actividades, acompaña las actividades de la ciudadanía permanentemente y además acompaña los esfuerzos de educación preventiva como parte de las brigadas de la gran campaña nacional de sanidad, de salud, de cariño que se viene realizando con el favor de Dios en toda Nicaragua”, añadió.

Detalló que en las celdas preventivas de la policía nacional las personas están cuidándose y aplicando todas las medidas y las visitas familiares se realizan conforme las programaciones establecidas.

La compañera Rosario también expresó su respeto y reconocimiento a los productores agropecuarios, emprendedores que continúan desarrollando y amplían todos los programas de seguridad alimentaria en el caso de los productores y los programas de la economía familiar, de manera que se protege el consumo, se aseguran los precios y se contribuye a las exportaciones y al consumo de las familias.

También expresó el reconocimiento a todos los trabajadores de las alcaldías, delegaciones de gobierno que “estamos en la primera línea de batalla, de lucha por la paz, por el bien, por la salud, por el cariño, junto a todos los nicaragüenses responsables, conscientes, aprendiendo juntos cada día a cuidarnos, querernos, elevando la educación y las prácticas preventivas, atendiéndonos a tiempo y manteniendo todos los programas que promueven vida, salud y fuerza”.

La vicepresidenta hizo un especial reconocimiento “a todos los comunicadores que promueven vida, salud y fuerza”. “Nuestro reconocimiento a todos los comunicadores que en el país realizan una labor seria, aquellos que realizan una labor seria, de conciencia ciudadana, de responsabilidad, de información veraz sobre lo que acontece en el mundo entero, convocándonos a mantener la prevención, la serenidad, la seguridad, la calma y a continuar trabajando por nuestro bien, el de nuestra familia y el de toda Nicaragua”.

De la misma manera saludó y reconoció “a los pastores que en todo el país están en oración permanente, doblando rodilla, invocando a Dios para que nuestra fe y devociones sigan fortaleciendo, nutriendo la calma nuestra que vive de ese manantial, de ese río de gua viva indispensable para seguir aprendiendo, queriéndonos, protegiéndonos y procurando familia, fe, comunidad, paz y bien”.

Paz y Bien

La compañera Rosario pidió al Señor “que nos haga a cada uno instrumentos de su paz, de su amor, de su perdón, de unión, de fe, de esperanza, de solidaridad, de verdad, de alegría, de luz. Y que nos llene de energía, esa energía que recibimos todos los días para ir adelante, seguir caminando, luchando con esperanza”.

Podemos decir, dándole gracias (a Dios) que en Nicaragua bendita, bendita, bendita, seguimos caminando, haciendo lo mejor que sabemos, tratando de hacer lo mejor que podemos, tratando con humildad de escuchar su palabra, su mandato, para acercar y para acercarnos entre todos y por el bien de todos para acercar los nuevos días”, agregó.

Nuestro trabajo, nuestros estudios bendecidos avanzan, garantizando el bienaventurado pan de la enseñanza, del aprendizaje, de la capacidad que tenemos y que hacemos crecer de llevar el alimento indispensable para la vida a los hogares y a nuestra familia, nuestro tesoro”, dijo la vicepresidenta.

Señaló que este es un día más “para orar juntos, para clamar a Dios juntos, para invocarle juntos en solidaridad activa, en profunda, genuina solidaridad con todos los pueblos del mundo que viven estos momentos, que vivimos estos momentos, que son y pueden ser todavía más problemáticos si no sabemos encontrar la luz verdadera que nos anima y que es el sol que no declina”.

Expuso que el amor “es imprescindible para que la humanidad entera sobreviva, para que sobrevivamos”.

Son tiempos muy difíciles, complicados para todos los pueblos del mundo, tiempos que acongojan, afligen, tiempos que angustian y deprimen a muchos, tiempos sin certezas y hemos hablado tanto del rol de los medios de comunicación que pensamos, que creemos, que sabemos que pueden contribuir más a dar buenas nuevas sobre las búsquedas, los afanes, los adelantos científicos, las prácticas médicas, las prácticas comunitarias que son exitosas, todo lo que fomente la claridad luminosa de esa esperanza que cultivamos día a día en nuestros corazones”, valoró.

Indicó que la pobreza puede matar más cada día, porque nos vuelve más vulnerables frente a cualquier pandemia.“Como cristianos nuestro deber primordial, nuestro mandato bíblico es asegurar el bien de todos, la vida digna con alimento, salud, protección de la salud, protección del derecho humano a ganarnos la vida cuidándonos, eso si, y queriéndonos más todavía”, mencionó.

En ese sentido, aseguró que en Nicaragua “seguimos procurando cuidarnos, aprendiendo juntos a hacerlo, a protegernos cumpliendo cabalmente con todas las medidas de educación preventivas, atendiéndolas, apropiándolas y aplicándolas desde las escuelas, los hogares, los centros de trabajo, de comercio, la familia y la comunidad”.