El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, informó en rueda de prensa que todo el territorio se declara como "zona roja", y además ordenó evitar todos los desplazamientos y las concentraciones a causa del coronavirus.

"Quédense en casa", ha instado Conte a los ciudadanos.

El primer ministro agregó que las personas solo deberían desplazarse por trabajo y emergencias.

El transporte público seguirá operativo, mientras que las escuelas y universidades en todo el país continuarán cerradas hasta el 3 de abril.

Dichas medidas entrarán en vigor desde la mañana del 10 de marzo.