La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, destacó que este 5 de marzo los nicaragüenses recordamos al gigante comandante Hugo Chávez Frías, y no solo lo recordamos, sino que vivimos su legado.

“Cuánto amor hay en esta Nicaragua bendita por el comandante Hugo Chávez Frías que tantas veces nos honró con su presencia llena de cariño, y por supuesto, de esta fuerza que le conocimos todos, una inmensa e infinita fuerza espiritual, fuerza del espíritu humano manifestándose a través de ese comandante eterno de la unidad de nuestra América Caribeña. Junto a Fidel, grandes del Siglo XX que trabajaron toda su vida, dedicaron toda su vida a unirnos para luchar con dignidad por el bienestar y la felicidad de nuestros pueblos”, comentó la compañera Rosario.

"Cómo queremos a Chávez en Nicaragua: cantos, flores, asambleas, reuniones, encuentros, exposiciones, conferencias, sesiones de la Asamblea Nacional, todo en amor eterno al comandante eterno, lo queremos tanto y queremos tanto a su pueblo y queremos tanto a sus autoridades, al compañero presidente Nicolás, a Cilia, a Delcy, a los que trabajan caminando con valentía su legado y enfrentando con valentía y altura los desafíos de estos tiempos, tiempos difíciles”, agregó.

La compañera Rosario Murillo relató que una vez cuando estaba conversando con el comandante Hugo Chávez él le dijo, refiriéndose a un tema particular: “No, no es que sea difícil, lo que pasa es que es trabajoso-refiriéndose a un tema en particular-Y entonces eso se me quedó grabado: 'no es que sea difícil, es trabajoso'. Tenemos que trabajar más cuando las circunstancias se vuelven complejas y bueno, sabemos que hay que trabajar y que hay que ser valientes y que pueblos como los nuestros, ni se Venden, ni se rinden jamás. Siempre sabemos encontrar las rutas y caminar hacia adelante a buen paso, a buen ritmo, en glorias y victorias del alma inmensa, infinita de los pueblos”.

En este sentido, dijo que hoy, al vivir sus recuerdos, “nos sentimos cerca de su pueblo, de Nicolás, de Cilia, de Delcy, de Diosdado, de todos los compañeros que ahí están caminando, trabajando porque no es difícil, sino trabajoso. ¿Complejo? sí; ¿complicado? sí, y sobre todo inmerecido, porque los pueblos queremos vivir en paz, queremos vivir en cariño y queremos ser felices, tenemos derecho a la alegría, a la felicidad, tenemos derecho”.

Dijo que cómo recordar a Chávez, cómo vivir su recuerdo si no es con su sonrisa inmensa y esos ojos llenos de sueños, ese corazón lleno de sueños, “lleno de amor, amor en grande decía él, amor en grande, enorme decimos nosotros. Caminando estamos comandante, querido comandante Chávez, caminando estamos y seguros de que paso a paso vamos alcanzando las victorias que nuestros pueblos quieren y merecen. Victorias de las familias, victorias de la gente humilde sencilla, de los adultos mayores a quienes usted tanto quiso, de la juventud a la que usted tanto promovió y defendió, de las mujeres a quienes tanto reconoció, de las familias a quien tanto las valoró, y siempre más allá”.

“Así vamos, querido comandante Hugo Chávez, siempre más allá en luz, en vida y verdad. Eso nos enseñó Sandino, eso practicó usted y junto a Fidel lo vemos allá en el cielo, bendiciendo las luchas e iluminando las sendas para alcanzar esos pequeños y grandes triunfos que consolidan la paz y el bien en nuestras tierras que son sagradas”.

Gracias comandante, siete años y aquí está usted, aquí está Chávez, siempre lo hemos dicho, Nicaragua, Venezuela, Cuba, aquí esta Fidel, Chávez, vivimos ese legado de justicia. El deber de construir paz, desde el amor, desde la justicia, desde la solidaridad. Gigantes de la solidaridad, los dos, Fidel, Chávez, gigantes de la solidaridad, del amor, del afán de justicia, de la libertad y el decoro como decía Sandino, la libertad y el decoro, eso, nos hacen grandes, tener a semejantes seres humanos, calidad, excelencia en calidad tenerlos allí en nuestro legado patrimonial”.

“Abrazo fuerte a Nicolás, a Cilia, a Delcy, a Diosdado y a todo ese gran pueblo, a las familias de Venezuela, vamos adelante, siempre más allá, en victorias de la paz, la justicia, el cariño, la dignidad, la libertad y el decoro. Gracias compañeros, compañeras por estar juntos todo el tiempo construyendo las victorias de nuestra América caribeña”, finalizó.