Los amantes del béisbol se dieron cita este viernes en el Estadio Nacional para presenciar el encuentro deportivo entre las selecciones de béisbol de Nicaragua y Cuba, en el campeonato sub23, en el que se demostró una vez más que el deporte une a los pueblos.

Las banderas de ambos países fueron notorias en las graderías, donde jóvenes, niños y adultos mayores demostraron su apoyo a su selección favorita, que en más de una ocasión arrebató gritos y aplausos a los asistentes.

"Estamos contentos apoyando a Nicaragua en este juego, es importante traer a los niños al estadio para que ellos vayan aprendiendo del béisbol y se den cuenta que los nicaragüenses somos un país hermano de Cuba y que siempre hemos compartido momentos buenos a través del deporte", dijo Rodrigo Silva.

La actividad comercial también se activó en el estadio, son muchos los vendedores ambulantes que satisfacen los gustos de los asistentes, ofreciéndoles vigorón, bebidas alcohólicas y no alcohólicas, pizza y otros bocadillos a precios accesibles.

Asimismo, afuera del estadio, los vendedores ofrecen camisetas, cintillos, gorras y no faltan las vuvuzelas para dar el toque festivo al encuentro deportivo.

BEIS

BEIS

BEIS