La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República destacó que esta semana es importante, señalando que son días de conmemoración histórica y victoriosa de Monimbó que es Nicaragua.

Además, se refirió a que esta semana también marca el inicio de la Cuaresma, con el extremismo del amor, “como ha dicho ayer el Santo Padre: ‘Amar, amar, amar’. Y hoy se compartió el mensaje del papa Francisco a la comunidad católica cristiana sobre el Misterio Pascual, la Cuaresma, la Semana Santa, subrayó.

Esta semana también se conmemora el Miércoles de Ceniza, “poner el Misterio Pascual en el centro de la vida, significa sentir compasión por las llagas de Cristo crucificado, que están presente en las numerosas víctimas de las guerras, de los abusos contra la vida, tanto del no nacido como del anciano, de las múltiples formas de violencia de los desastres medioambientales, de la distribución injusta de los bienes de la tierra, de la trata de personas en todas sus formas y de la sed desenfrenada de ganancia que es una forma de idolatría”, subrayó la compañera Rosario, refiriéndose al hermoso mensaje del papa donde nos habla de la Cuaresma y del llamado al amor, a la reconciliación y a escuchar la voz de Cristo que nos dice que somos sal de la tierra y luz del mundo.

La compañera vicepresidenta dijo que los nicaragüenses nos sentimos dichosos de ser creyentes, y dichosos de creer que el amor todo puede y el amor todo vence, y dichosos de saber que el amor es más fuerte que el odio y que en una tierra sangrada como esta tierra nicaragüense, de pueblo bendito y de pueblo de Dios, el odio no tiene cabida.

Vamos con el amor de Cristo Jesús, caminando hacia adelante, procurando bienestar con dignidad, paz con dignidad, trabajando todos los días para fortalecer paz y bien desde el respeto, la convivencia armoniosa y la dignidad de todas las personas, con amor y esperanza”, finalizó.

.