La inseminación artificial es una herramienta para el incremento de la productividad bovina, es por ello que el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, INTA,  llevó a cabo el taller sobre técnicas innovadoras con las que se pretende inseminar a cien mil vacas.

Implante de embriones, inseminación artificial y manejo sanitario de ganado, fueron algunos de los temas presentados a los técnicos del Sistema Nacional de Producción, Consumo y Comercio de instituciones como Ipsa, INTA, MAG y Mefcca.

Eduardo José Espinoza Flores, del área de investigación del CNIA, explicó que a través de la estrategia se pretende que en un periodo de tres años se inseminen cien mil vacas.

"Este es un esfuerzo del Sistema Nacional de Producción, Consumo y Comercio. En este taller identificaremos a los protagonistas que requieran participar en este proyecto de mejora genético. Aprovecharemos semen de alta calidad genética para depositar en vacas que tengan una buena condición corporal en los diferentes departamentos y regiones de Nicaragua", dijo Eduardo José.

INTA

El promedio es de veinte vacas por hato. La región productiva de Nicaragua de carne y leche está ubicada en la zona centro.

Jairo Estrada Moreno, médico veterinario del Mefcca, señaló que con este proyecto el ganadero mejorará la calidad de sus animales.

"Puede lograr crías que le den un valor más alto en crecimiento como en producción. Los técnicos enseñarán sobre el manejo correcto del ganado", resaltó.

Durante el proceso, además de la selección del ganado a inseminar, se deben hacer exámenes a las hembras para ver que estén libres de enfermedades, el siguiente paso es revisar el órgano reproductor y posteriormente se hace la inseminación por sincronización o se espera que la hembra entre en celo.