La compañera Anasha Campbell, codirectora de INTUR, brindó una entrevista en The Diplomat de España, en el marco de Fitur.

En la entrevista Campbell asegura que “Nicaragua ofrece experiencias auténticas, originales y únicas a todos los turistas que llegan a nuestro país”. Asimismo, en el marco de FITUR 2020, expresó su deseo de inaugurar cuanto antes vuelos directos con España.

A continuación entrevista completa:

Nicaragua no es un destino tradicional. ¿Qué puede ofrecer al turista?

Es un destino emergente y tiene una gran variedad también de lugares y ciudades turísticas. Nicaragua es un país que tal vez la gente conoce más por los volcanes o las mansiones coloniales, pero es mucho más que eso. Tiene costas en el Pacífico y el Caribe para los amantes de las actividades acuáticas como la pesca deportiva o el surf y lo pueden hacer en el Pacífico, en las lagunas cratéricas y en el Caribe. Tiene el turista también la facilidad para moverse rápidamente de un destino de sol y playa en el Pacífico con su arena de origen volcánico, por las ciudades coloniales, como Granada, por los volcanes, como el Masaya, y disfrutar de su lago de lava; o de los volcanes Concepción y Maderas, los dos en la isla de Ometepe, la única isla en el mundo con dos volcanes, nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2010. En el norte se puede disfrutar de la montaña, del tabaco o de nuestro café, uno de los más galardonados a nivel mundial; bosques, selva, más de 700 especies de aves, 72 áreas protegidas, sin incluir las reservas silvestres privadas. Y sumado a todo esto la riqueza cultural con una mezcla de la influencia indígena con la europea y la afrocaribeña. Lo que nos diferencia de otros países del mundo es nuestra gente hospitalaria y amable, ese calor humano que te hace sentir como nicaragüense.

¿Qué nivel tienen las infraestructuras turísticas y la red de transportes a lo largo de su país?

La red vial de nuestras carreteras es de las mejores que hay en América Latina. A lo largo de estos 3 años, el Gobierno ha hecho mucha inversión en términos de esas estructuras, pero no solo en términos de carreteras sino en términos de salud, con más de 18 hospitales que se han construido y el 97% del país tiene energía eléctrica, atendiendo especialmente a las energías renovables. También en temas de telecomunicación, prácticamente en todos nuestros municipios se puede estar conectado porque se ha invertido también en banda ancha. En términos de infraestructura hotelera, nuestra capacidad está más basada (un 80%) en micro pequeñas y medianas empresas. Son hoteles caracterizados por ser hoteles boutiques, cada uno con su propia personalidad pero con la calidad que se requiere. Hay turismo de lujo, pero también para ingresos medios o bajos. El año pasado se inauguró la carretera que une el Pacífico con el Caribe, algo fundamental porque constituye una restitución de derechos para una región maltratada por regímenes anteriores, proporcionando una gran mejora de la calidad de vida para nuestra población.

En cuanto a la conectividad con España, estamos trabajando para tener vuelos directos entre los dos países cuanto antes. En la actualidad, los turistas españoles que desean visitar nuestro país suelen hacer escala en Panamá, México, Costa Rica, El Salvador o Guatemala.

¿Cómo está el tema de la seguridad y la estabilidad social y política en Nicaragua?

Nicaragua sigue siendo el país más seguro de la región, según los estudios que ha hecho el Foro Económico Mundial y la Oficina de Naciones Unidas contra el crimen y la delincuencia, en los que destacan la seguridad que se vive en mi país. Los índices de delincuencia en Nicaragua están tres veces más bajos que el de la región centroamericana. Los visitantes y los turistas han destacado siempre en su visita a nuestro país esa seguridad que sienten al visitar Nicaragua y poder recorrer a pie caminando o en bicicleta nuestras ciudades. En cuanto al tema político y social, desde finales de 2018 ha retornado la tranquilidad después del período de conflictividad vivido desde abril del mismo año. Los nicaragüenses hemos decidido andar por la ruta de la paz y retomar la tranquilidad, y ese desarrollo que tenía nuestro país hasta antes de abril de 2018. Tenemos una industria turística que se está recuperando, aunque nuestro objetivo es superar las cifras del año 2017 en el que Nicaragua logró situarse entre los 10 primeros destinos con un crecimiento más rápido en llegada de turistas.

Si tuviera sólo una semana para visitar Nicaragua, ¿cuál sería su ruta ideal?

Llegaría al aeropuerto internacional de Managua, y recorrería su centro histórico, el Puerto Turístico Salvador Allende, es decir, todo el Malecón de Managua, con una oferta variada en cuanto gastronomía, con maquetas de cómo era la ciudad antes del terremoto de 1972. Luego me desplazaría a la ciudad de Masaya, capital de la cultura nicaragüense, donde disfrutar de su volcán, del mirador de Catarina y de las diferentes artesanías de la zona. Marcharía a la ciudad de Granada, la ciudad colonial por excelencia y la capital del turismo, donde disfrutar no sólo de una arquitectura colonial neoclásica, sino que se combina también con la riqueza natural por tener las 365 isletas que están en el gran lago de Nicaragua. Seguiría la ruta por San Juan del Sur, la meca del surf, un destino de fiesta, para disfrutar de sol y de playa. Estaría en este viaje Ometepe, un oasis de paz, o Corn Island, con su gastronomía caribeña. Y terminaría en el norte, para disfrutar de una buena taza de café y también de las montañas y sus cascadas en la zona de Esteli y en el Cañón de Somoto.