El Ministerio de La Familia, Adolescencia y Niñez, presentó el plan de trabajo para el 2020, destacando que la misión es promover y garantizar los derechos, la paz, el entendimiento y respeto a niños, niñas, adolescentes y adultos mayores.

La titular del Ministerio de la Familia, Johanna Flores, resaltó que promoverán la participación de padres y madres con hijos e hijas menores de seis años, destacando el rol protagónico del padre en el cuidado del desarrollo infantil, enfocados en la responsabilidad paterna y deberes de los padres en la crianza de sus hijos.

Contribuirán a que niñas, niños y adolescentes en riesgo crezcan y vivan en un entorno de paz, promoviendo que madres, padres y tutores garanticen el derecho a la educación de sus hijos, asegurando el ingreso, permanencia y promoción de la educación.

Promoverán la participación activa de niñas, niños, adolescentes y jóvenes en espacios socioeducativos, culturales y recreativos, que fortalezcan comportamientos, actitudes y conductas desde una práctica de valores en la convivencia familia.

Asimismo, la ministra Flores resaltó que promoverán el entorno de paz y tranquilidad, previniendo la violencia en todas sus dimensiones a través de la identificación de alertas tempranas y garantizando la atención de manera oportuna.

El Ministerio dentro de sus ejes de trabajo de este año, fortalecerá el desarrollo positivo de la niñez nicaragüense, promoviendo una crianza con amor y valores cristianos, sentido de pertenencia, desde la convivencia sana y las buenas relaciones en la familia, el barrio y comunidad.

Además, Mifam dará acompañamiento a las familias que necesitan una recuperación emocional. Para ello, equipos de psicólogos se acercarán hasta los hogares.

Agregó, durante la presentación del plan de trabajo, que se garantizarán atenciones especializadas domiciliares, se fortalecerá el involucramiento de las familias para una cultura de paz, el talento humano, el deporte, el buen uso de las redes sociales, la migración y el amor, cuido, protección y reconocimiento hacia los adultos mayores, que son un legado histórico de las familias y la comunidad.