La franquicia futbolera más exitosa de Nicaragua en los últimos años, lo volvió a hacer. El Real Estelí, que está en la cima del balompié pinolero.

El Estadio Independencia de Estelí se vistió de gala para albergar el partido de vuelta de la Gran Final del Torneo de Apertura de la Liga Primera del fútbol nicaragüense entre el Real Estelí y el Managua F.C.

Los capitalinos llegaron con ventaja de 1-0 producto del gol anotado por el español Pablo Gállego en el partido de ida jugado en Managua, una ventana que se desvaneció con un soberbio cabezazo del defensor mexicano Jaime Ayala que dio la ventaja a los estelianos y empató el marcador global (1-1).

El Tren del Norte fue el amo y señor de las acciones ofensivas y en defensa no tuvo muchas complicaciones.

A los 72 minutos de partido, los 2 equipos quedaron con 10 jugadores en el terreno de juego, al ser expulsados por el Managua F.C. Nahúm Peralta y por el Real Estelí, Brandon Ayerdis.

Al minuto 81, el portero del Managua F.C., Deymarck Hansack tuvo un lance providencial y sacó el balón de la línea luego de un disparo de Jason Casco, y así, se tuvo que jugar Tiempo Extra por que el marcador global reflejó, al concluir el tiempo reglamentario, un empate a 1.

Pero, Hansack se convirtió en "villano" al "regalar" el gol de la ventaja y del Campeonato para el Real Estelí. Un disparo de larga distancia, que parecía fácil, de Ricardo Rivas, a los 96 minutos de juego, no pudo controlar el arquero de los capitalinos.

Así se escribió la historia de este nuevo Título, el número 17 de su historia.