En un Buen Partido disputado en la Casa del Barcelona (El Camp Nou) los 2 equipos más importantes de España y de los más importantes de Europa y el Mundo, terminaron abrazados sin anotaciones, gracias, en gran parte, a la defensa culé y a su portero Ter Stegen que demostró, una vez más, por qué es calificado como uno de los mejores arqueros del planeta.

El Real Madrid jugó mejor, dominó el medio campo y quizás mereció ganar, pero su falta de contundencia y la multiplicación de Gerard Piqué, hicieron que el marcador se mantuviera a 0 durante los 90 minutos de juego.

Precisamente Piqué, una vez, y otra, Sergio Ramos, ahogaron el grito de gol a ambos conjuntos al despejar el balón en la línea de meta.

Incluso, al minuto 72 de partido, el árbitro Alejandro José Hernández anuló, correctamente, un tanto del galés Gareth Bale por una posición adelantada del francés Ferland Mendy.

En el primer tiempo, Rakitic y Varane protagonizaron la jugada más polémica del partido, cuando en un tiro de esquina, al minuto 19, el barcelonista tomó de la camiseta al defensor madridista, una jugada que no pitó el árbitro.

En lo que pareció una compensación del error arbitral, tampoco fue sancionada una falta que, aparentemente cometió en el área, Sergio Ramos sobre Lionel Messi al minuto 60 de partido.

Más allá de la polémica de este par de jugadas, lo cierto es que ambos conjuntos no tuvieron la suficiente puntería para marcar y desaprovecharon las opciones de gol.

El Director Técnico del Real Madrid, Zinedine Zidane mantiene su invicto en el Camp Nou. Ahora son 5 partidos, convirtiéndose así en el primer entrenador de la historia de los Merengues que cumple 5 visitas al eterno enemigo sin perder una sola.

Fue el clásico número 242, de los que el Barcelona ha ganado 96, el Real Madrid 95 y ahora, 52 partidos finalizan en empate. Los goles se mantienen: Azulgrana: 397 y el Real Madrid 402.

La paridad también se mantiene en la Liga. Ambos tienen ahora 36 puntos, en 17 partidos disputados.