La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua, destacó que nuestro país vive en estos días fiestas de la familia, fiestas de la Purísima Concepción de María, Madre Reina de la Paz en Nicaragua.

Dijo que ya este lunes 25 de noviembre se podía escuchar desde la Avenida de Bolívar a Chávez, la música tradicional de los altares, “esa música que conocemos, de nuestros cantos en los días de La Novena, la Purísima Concepción de María. Cada nota, cada altar, cada lucecita, cada madroño, cada rama, cada aroma, cada triqui traca, cada cohete, todo nos remonta a nuestra infancia”, subrayó.

No obstante también señaló que la tradición de La Purísima nos hace a todos confirmar con orgullo nuestra identidad nacional, “somos familia nicaragüense, celebramos nuestras fiestas con alegría, con solidaridad. Además la tradición de La Purísima es una tradición solidaria, porque es dar, es dar a quienes llegan a cantar a la Virgen, lo que podemos darle cada uno, limón, un banano, una caña, un dulce, una cajeta, una maraca, un indio, una matraca, un pito, lo que podemos dar en nombre de María y lo hacemos además invocando siempre protección y bendición a las familias nicaragüenses. María Reina de la Paz y Madre de los y las nicaragüenses”, enfatizó.