Una nueva edición del Clásico Sudamericano se realizó en Arabia Saudita.

En amistoso o en una competencia oficial, la rivalidad deportiva entre estas dos potencias del fútbol mundial se manifiesta en cada jugada.

Y así lo pudieron apreciar 22 mil 541 aficionados que se reunieron en el Estadio de la Universidad Rey Saúd, en Riad.

A los 10 minutos de iniciado el partido, el delantero del Manchester City, Gabriel Jesús tuvo la oportunidad de adelantar a la canarihna, pero su cobro de un penal que le habían cometido a él mismo, fue desviado.

Tres minutos después, Messi puso el 1-0 a favor de la albiceleste. La estrella del Barcelona ejecutó un penal que se lo contuvo el arquero brasileño, Alisson pero el rebote le quedó al 10 argentino que no perdonó.

Así se fueron al descanso. Ya en la segunda mitad, Argentina fue muy superior y hasta mereció el segundo gol, que no llegó por las intervenciones de un seguro Alisson que ahogó las pretensiones de los argentinos.

El marcador ya no se movió más. Argentina dio un golpe de autoridad al derrotar a su eterno rival, en tanto Brasil está lejos de ser esa potente selección que intimida. Con este ya son 5 partidos consecutivos que no gana y el técnico Tite tiene sus “barbas en remojo”.