Autoridades de la Alcaldía de Managua y organizaciones ambientales dieron a conocer los resultados del Estudio de Dinámica de Flujos Subterráneos y la Tasa de Sedimentación de la Laguna de Tiscapa, cuyos resultados han sido positivos, demostrando que en poco tiempo el espejo de agua puede ser recuperado en su totalidad.

Camilo Fonseca, director de Medioambiente y Urbanismo de la Alcaldía de Managua, destacó que el futuro de la laguna de Tiscapa es un futuro de vida.

Tomando en cuenta la identificación de su principal fuente de contaminación, la basura, se logró demostrar que la laguna cuenta con una recarga hídrica sostenible lo cual ha evitado que la misma se seque como otras.

Fonseca destacó que las condiciones actuales de la laguna son mejores que las de hace 16 años, logrando recuperar los niveles de oxigenación y manteniendo a su vez las especies únicas.

Instalan equipos oxigenadores

Los estudios demostraron que existen aguas subterráneas vivas dentro de la laguna, lo cual ha favorecido la instalación de un aireador gigante, que removerá a alrededor de 15 metros de profundidad y de esa manera oxigenará aún más la laguna, lo que es posible gracias a la cooperación holandesa.

Laurens Trebes, miembro de Wise Use International, ha sido el encargado de la instalación del aireador y un activador de microorganismos, con los cuales se estará reactivando la vida de Tiscapa.

Se estarán aplicando alrededor de 70 kilos de aire por hora y se realizará la aplicación de una sustancia similar a alimentos para los patógenos que se han creado en la laguna y en 4 meses obtener los primeros resultados del trabajo a realizar en la laguna”, destacó.

Los mecanismos a emplear en Tiscapa también se han utilizado plantas de tratamiento en países como Holanda y Paraguay. Se estima que en Nicaragua será de gran utilidad, sumado a las tareas de preservación impulsado por la comuna.

El vicealcalde de Managua, Enrique Armas refirió que se han realizado jornadas de limpieza a través de la colocación de instrumentos como las nicas bardas, jornadas de reforestación y concientización, las que continuarán hasta hacer de Tiscapa el destino favorito de los managuas.