Un sismo de magnitud 6.5 grados, localizado en la isla de Mindanao, al sur de Filipinas, dejó un saldo de 5 muertos, reportaron agencias de noticias internacionales.

El movimiento generó el colapso de edificios y residencias previamente dañadas por el sismo de magnitud 6.6 que impactó al país el martes pasado y por el temblor de 6.3 del pasado 16 de octubre, informó la cadena TeleSur.

De acuerdo con cifras oficiales, con los cinco muertos de este jueves subió a 20 el número de decesos ocasionados por el enjambre sísmico más recientes.

El Gobierno del presidente Rodrigo Duterte ordenó a todas las dependencias públicas prestar asistencia y alivio a las personas afectadas por los movimientos telúricos.