El presidente de la bancada del Frente Sandinista ante la Asamblea Nacional, Edwin Castro, recordó cómo hace 21 años las familias nicaragüenses y en especial las del departamento de Chinandega vivieron un momento doloroso con la pérdida de sus familiares tras el deslave del volcán Casitas en el municipio de Posoltega.

Castro recordó cómo la alcaldesa de Posoltega en ese momento, la compañera Felicita Zeledón (Q.E.P.D) pidió ayuda al gobierno de turno a cargo de Arnoldo Alemán, quien minimizó los embates que traía consigo el Huracán Mitch, el que ocasionó constantes lluvias hasta provocar el deslave.

Fueron 3 mil 500 muertos en el deslave del Casitas, algo que imagino lo llevan en la conciencia permanentemente, una situación que clamaba justicia, solidaridad y que el gobierno del Partido Liberal Constitucionalista puso oídos sordos. Fue una de las tragedias más grandes que pudo haberse evitado, pero no fue así por la insensibilidad de corazón”, dijo.

Los fallecidos quedaron sepultados en las laderas del volcán y los pocos sobrevivientes imploraban ayuda de parte del gobierno, sin embargo, no hubo una respuesta.

Ahí están para la eternidad muchos de los cuerpos que no pudieron ser rescatados, muchas de las familias que quedaron sepultadas y deben estar en la conciencia, si acaso la tienen de quienes no les prestaron auxilio y que hoy hablan de piedad por el pueblo, cuando en el momento que debían tenerla no tuvieron consideración”, subrayó.

.