Los puertorriqueños se preparan este 24 de septiembre para recibir los efectos de la tormenta Karen, que amenaza a todo el país, informó la agencia Prensa Latina.

El coordinador de Servicio Nacional de Meteorología (SNM) de Estados Unidos en Puerto Rico, Ernesto Morales, advirtió que después de las 12:00, hora local, se sentirán vientos sostenidos de 40 millas.

Otra preocupación es la lluvia, que puede alcanzar entre dos a cuatro pulgadas en todo el territorio nacional, incluidas las islas de Vieques y Culebra.

Reconoció que es preocupante la cantidad de lluvia que caerá, por las inundaciones y los derrumbes que pueden producirse, además de los vientos en las áreas montañosas.

El director del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead), Carlos Acevedo, informó que hay 35 refugios abiertos a solicitud de los alcaldes, aunque hasta ahora solo nueve personas están refugiadas.

Decenas de vuelos han sido cancelados en el aeropuerto internacional de Isla Verde, en el contiguo municipio de Carolina, por el paso de Karen, que anoche se había degradado a depresión para recuperar en la mañana de este martes la categoría de tormenta tropical.

La empresa Aerostar, que administra la principal terminal aérea del país, informó que 25 vuelos de salida no despegarán por el mal tiempo que se avecina, mientras que una cantidad similar no llegarán.

"El sistema entrará por un punto en el sureste, entre Yabucoa y Maunabo, aunque la trayectoria cambiará porque siempre tiene una fluctuación, y sale por algún punto en el norte", detalló Morales al advertir que hasta el miércoles, jueves y viernes que habrá humedad residual.

Temblor de 6,0

Por si ya el anuncio de la tormenta fuera poco, un temblor de 6,0 de magnitud cerca de la medianoche del lunes, los puertorriqueños

Respecto al temblor, la Red Sísmica de Puerto Rico reportó que tuvo una profundidad de 10 kilómetros, ubicado a 69 kilómetros al norte-noroeste de Aguadilla.

El temblor fuerte fue sentido ampliamente en todo Puerto Rico con una intensidad máxima en Mayagüez y generó una secuencia sísmica con réplicas.