En el barrio Ariel Darce del Distrito Cinco de la capital se realizó una intensa jornada contra la basura y el mosquito transmisor del dengue, chikungunya y zika, en el que participaron las familias y brigadistas del Ministerio de Salud que se dieron a la tarea de fumigar más de 500 viviendas.

En esta populosa zona de Managua las familias reconocen que son ellas las que tienen la mayor responsabilidad de eliminar los zancudos y de esa manera reducir a cero la posibilidad de enfermarse.

Como Ministerio de Salud tenemos el compromiso de salvaguardar la vida de todos los nicaragüenses, esto lo hacemos en alianza con las familias, con la comunidad y en este momento estamos visitando todos los días las viviendas a las familias para buscar criaderos de zancudos y eliminarlos porque solo de esa manera podemos ganar la batalla al zancudo”, dijo el doctor Domingo Castro del Centro de Salud Pedro Altamirano.

Hizo ver que la lucha no es contra el dengue o contra el zika, es con el zancudo que los produce, porque “si eliminamos el zancudo no hay posibilidad que nos enfermemos del dengue, del chikungunya o del zika, es el zancudo al que debemos combatir y eliminar”.

Nosotros dirigimos nuestras acciones a la eliminación de los criaderos y en eso contamos con el apoyo de la comunidad, de las familias”, añadió Castro.

La señora María Obando Altamirano residente en este barrio, no duda un momento en abrir la puerta de su hogar a los brigadistas de salud que además de fumigar, también están colocando en los recipientes donde almacenan agua el compuesto químico BTI que no representa peligro para el ser humano o animal doméstico.

Nosotros lo que hacemos en primer lugar es limpiar la casa, eliminar todo aquel recipiente que no utilicemos y pueda ser un criadero de zancudo, botamos los tarros viejos, volteamos las pichingas y eso ayuda a que no haya zancudos. Lavar las pilas, botar la basura y mantener limpio es lo más importante para no enfermarse”, dijo Obando.