Medios internacionales informan sobre un nuevo escándalo ha surgido en Chile, luego que la Compañía de Jesús dio a conocer que el ya fallecido padre Renato Poblete, uno de sus miembros más distinguidos, abusó sexualmente de 22 mujeres, entre ellas cuatro menores de edad y mantuvo relaciones estables con seis.

Cristian del Campo, uno de los miembros reveló una investigación en la que colaboraron 102 entrevistados ordenada en enero pasado, luego de que la primera denunciante pública de Poblete, Marcela Aranda, académica de Teología de 53 años, acusara al cura de abusos.

En otros 16 casos "se refieren a abusos sexuales de mujeres mayores de edad consistentes en un abordaje sexual inesperado y violento", mientras que en cuatro se trató de menores, "en el marco de relaciones de dependencia psicológica, moral o económica con las familias de las víctimas", según el reporte divulgado por Infobae y agencias.

La iglesia católica en Chile desde hace más de un año enfrenta una crisis luego de que salieran a luz pública cientos de denuncias por abuso sexual de curas contra menores de edad, mismas que intensificaron tras la visita del Santo Padre en enero del 2018.

La imagen de Poblete era impecable antes de ser denunciado por Aranda, quien además aseguró que el sacerdote y capellán de la obra benéfica Hogar de Cristo empezó a abusar de ella cuando tenía 19 años y que los abusos se prolongaron de 1985 hasta 1993. Agregó que mientras era violada por un grupo de sujetos, Poblete miraba.

En una entrevista con un canal local de televisión afirmó que "lo más terrible y que me hace sufrir es que él me obligó a abortar y no sólo una vez, tres veces. Tres niños que nunca pude abrazar, arrasados por un hombre abominable".

Con información de Infobae.