La Fiscalía de Ecuador inició un proceso penal contra Néstor Genaro B., párroco de la iglesia católica de Guápulo, en Quito, la capital del país, por un presunto abuso sexual a dos hermanas menores de edad.

·         Una lista negra de 7.000 sacerdotes acusados de abuso sexual en EE UU

El hombre fue detenido el pasado sábado 2 de febrero, luego que una turba se aproximara a la iglesia que dirige tras enterarse que, durante las clases de catecismo impartidas ese mismo día, "el clérigo de la parroquia había abusado sexualmente (tocamiento de las partes íntimas) de la niña de 10 años y que lo mismo había hecho en días anteriores con la hermana mayor, de 14 años de edad", informa la Fiscalía.

La ministra del Interior, María Paulo Romo, confirmó que se dictó "prisión preventiva" contra el sacerdote. "Sociedad y Estado vigilantes para que se den las más duras sanciones para agresores", dijo.

En un video difundido por Teleamazonas, se ve al párroco, mientras se defiende cuando habla con la policía. "Yo no estoy diciendo que la niña ha mentido", dice el religioso, que señala que le hizo "cosquillas" como suele hacerle a "los guaguas" (niños).

Tomar acciones contra la violencia de género

En un comunicado, la Defensoría del Pueblo de Ecuador pidió a la Arquidiócesis de Quito y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana "tomar las acciones urgentes e inmediatas frente a los casos de violencia contra las mujeres en las que están involucrados sacerdotes católicos, incluido el último caso reportado en la ciudad de Quito".

Además, llamó a la Presidencia de la República y al Ministerio de Economía y Finanzas "a asignar recursos financieros suficientes y adecuados para el año 2019", que garanticen la implementación de competencias por parte de todas las instituciones que conforman el Sistema Nacional Integral para prevenir y erradicar la Violencia contra las Mujeres.

Este caso de abuso sexual se conoce a menos de un mes de la denuncia de una violación grupal, cometida en un bar de Quito el pasado 13 de enero, contra una mujer de 35 años, identificada con el nombre ficticio de Martha.

Además, el sábado 19 de enero, Diana Carolina Rodríguez Reyes, ecuatoriana de 22 años, quien se encontraba embarazada, fue apuñalada por su pareja en la vía pública en Ibarra, a unos 115 kilómetros al norte de Quito. Murió a causa de las heridas horas más tarde en el hospital.