La vicepresidenta de la República, compañera Rosario Murillo expresó durante la entrega de las cartas credenciales de nuevos Embajadores que los países presentes son pueblos inspiradores que tienen en común con Nicaragua una historia de lucha por la dignidad, la paz y la prosperidad.

Nos reunimos con representantes de pueblos dignos, pueblos grandes, pueblos de historia, pueblos inspiradores, pueblos que movilizan lo mejor de nosotros mismos. Nos sentimos conmovidos y orgullosos”, expresó la vicepresidenta de la República, Rosario Murillo.

Asimismo, añadió que estos países hermanos junto a Nicaragua han luchado y siguen luchando.

Los pueblos luchamos porque en primer lugar tenemos derecho a nuestra dignidad y también a nuestra prosperidad. Luchamos para ser reconocidos como humanidad digna, capaz, humanidad que merece vivir con bienestar, vivir con derecho. Hemos compartido unos minutos con cada uno de nuestros visitantes, Embajadores que han presentado cartas credenciales ante nuestro pueblo a través de nuestro Comandante Daniel y con todos ellos hemos vibrado alrededor de esa historia común, de luchas por la dignidad, luchas por la independencia, luchas por la soberanía, pero lucha sobre todo por la humanidad, por la vida, por la paz en el mundo”, expresó.

 

Nicaragua debe escribir sus memorias

Asimismo, la compañera Rosario Murillo expresó que uno de los Embajadores que entregó cartas credenciales manifestó al Comandante Daniel Ortega, que es necesario escribir sus memorias.

“Porque representa tantas etapas de lucha, de antes, de hoy y de mañana. Dios mediante, y cuando digo Dios mediante es porque Dios nos da vida y a Dios le debemos la vida. Le decía-escriba usted sus memorias porque usted es una inspiración, ha sido una inspiración para nuestros pueblos y las juventudes- decía el Embajador- deben saber cuánto hemos luchado, con cuánto coraje hemos luchado y con cuanto coraje seguimos luchando y son lecciones de vida, de nobleza”, aseveró la compañera Rosario.

Agregó que “ Es verdad, hay que escribir todo lo que el pueblo nicaragüense ha hecho defendiendo sus derechos a lo largo de la historia. Cuando él (Comandante Daniel) hacía la remembranza de lo que fue la ruta de tránsito, la importancia geopolítica de nuestra Nicaragua, sabemos que son memorias, pero también es futuro porque Nicaragua es un país y un pueblo grande y con futuro”.

La compañera vicepresidenta Rosario Murillo finalizó subrayando que “Nos corresponde de verdad narrar, hacer esas narrativas de las proezas de un pueblo, de un país pequeño que sueña en grande en palabras de Darío- que recordaba nuestro Comandante- y que hace en grande, y que se encomienda a Dios todos los días para con valentía enfrentar cada día, con lo que Dios nos manda cada día para ir adelante siempre más allá, construyendo prosperidad desde el trabajo, la paz, la seguridad, construyendo el porvenir, un porvenir de prosperidad, un porvenir de felicidad, un porvenir de bienestar que todos queremos y esa base y garantía de ese porvenir es el pueblo de Nicaragua que quiere paz y que construye paz todos los días”.