Vida y obra del Comandante eterno, vigente en la juventud revolucionaria que no se vende ni se rinde.

En cada rincón de Nicaragua, no hay lugar donde te encontrés a un joven, ese chavalo con las enormes ganas de vivir, aprender y descubrir los secretos y bellezas que esa hermosa etapa de la vida nos enseña.

A través del legado del Comandante Chávez podemos ver hecho realidad ese deseo por promover y reinvindicar los derechos de la juventud en Nicaragua, a través de los espacios, movimientos y proyectos destinados a esta parte de la población.

Chávez está en el joven con esa inteligencia nata acerca de la política y derechos de su país, en cada amante al béisbol y estrella de algún deporte, características que en algún momento de su vida vivió y deseó, siendo hoy una realidad. 

Chávez reconocía y recordaba al chileno Salvador Allende, quien dijo alguna vez: "Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica" y con esta frase instaba a la juventud a defender la patria y la soberanía del injerencismo yanqui.

En Nicaragua, el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional impulsa proyectos en función de la seguridad de la niñez y juventud, a través de los programas educativos, salud y prevención de violencia, heredada del legado del Comandante eterno quien hoy más que nunca está presente en esa juventud que no se vende ni se rinde.

Como precursor del Socialismo del Siglo XXI, hablar de Chávez es hablar de la continuidad de la lucha de Bolívar por la liberación de los pueblos, es hablar de Soberanía, autodeterminación de los pueblos, es hablar de la lucha contra el Yankee opresor, es hablar de amor para los más pobres, es hablar de amor a toda una región, que promulgó su ejemplo de lucha contra el Águila que irradiaba sangre de nuestros países.