A partir del 8 julio de este año comenzará a circular nuevos billetes de 500 y 1000 córdobas fabricados en sustrato de polímero.

Son billetes impresos con los más modernos avances tecnológicos que les permitirán tener alta durabilidad y contar con medidas de seguridad de última generación.

Con estos billetes se pretende suplir la demanda de la población de moneda de alta denominación y reponer aquellos que se van retirando de circulación debido a su desgaste.

billetes1

De Acuerdo con Ovidio Reyes, presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN) su durabilidad conllevará ahorros sustanciales en la emisión de billetes y su seguridad hará más difícil su falsificación.

Además, expresó que son amigables con el medioambiente pues una vez destruido el material puede ser reciclado.

Ambos billetes tendrán 156mm de longitud y 67mm de altura y sus diseños serán similares a los que circulan actualmente.

billetes1

El nuevo diseño de 500 córdobas tendrá imágenes de la catedral de León en una de sus caras y del volcán Momotombo en la otra. Mientras que el de mil estará ilustrado con el Río San Juan y la casa hacienda San Jacinto.

Con esta emisión, la familia de billetes en Nicaragua pasará a ser enteramente de sustrato de polímetro, habiendo iniciado a usarse el material en 2009 y haciendo que el país sea de los primeros en contar con todos sus billetes impresos de esta manera.

Los billetes actuales de estas denominaciones impresos en papel de algodón aún conservarán su valor y seguirán circulando al mismo tiempo que los nuevos. Sin embargo, irán siendo retirados en la medida que se deterioren.

billetes1