Alfred Ritter, empresario de la marca Ritter Sport, colocó a Nicaragua en el mapa mundial de países comprometidos con el medio ambiente, destacando que su empresa que tiene una importante inversión en el país centroamericano contribuye de manera efectiva con la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Durante una entrevista con la cadena alemana de noticias WELT, Ritter habló sobre el compromiso de su empresa con el medio ambiente, señalando que “nuestra propia plantación de cacao en Nicaragua, por ejemplo, absorbe alrededor de 17 toneladas de CO2 al año, y eso solo cubre dos kilómetros cuadrados y medio”.

El empresario ofreció datos verificados por importantes científicos a nivel mundial, que están preocupados por las consecuencias que el calentamiento global tendrá en todos los ecosistemas en el planeta.

En ese sentido, destacó el origen de las materias primas que su empresa extrae desde Nicaragua, y que son cruciales para la actividad económica sostenible.

Hemos estado construyendo la plantación paso a paso desde 2013 y estamos lejos de haber terminado con ella. Es un proceso complejo. Primero tuvimos que preparar el terreno. Cultivamos las plantas en nuestro propio vivero. Todavía estamos en la fase de plantación, y no esperamos el rendimiento completo hasta mediados de la próxima década como muy pronto. La plantación cubrirá entonces alrededor de un tercio de nuestras necesidades de cacao”, detalló sobre su inversión en Nicaragua, añadiendo que esto garantiza “calidad de materia prima constantemente alta”.

Por ejemplo, el proceso de fermentación, que hoy en día se lleva a cabo normalmente en casa de los agricultores, es decisivo para el sabor. Para algunos esto funciona bien, para otros no. La calidad varía mucho. Otro ejemplo es el secado. Si se seca demasiado rápido, el cacao se agria. Si es demasiado lento, se moldea. Todo el proceso ha sido poco investigado. Intentamos acumular conocimientos técnicos. Queremos demostrar que es posible trabajar de forma compatible con el medio ambiente y la sociedad, incluso con grandes cantidades. Pagamos muy por encima del salario mínimo e invertimos en formación. Hay un seguro de salud. No se pueden producir buenas materias primas en malas condiciones de trabajo”, expuso el empresario.

LEA LA ENTREVISTA COMPLETA AQUÍ